dom06dic

Las gemas y los siete rayos

Escrito en astrologia, astronomia, gemología

Los siete rayos son una forma de definir los matices en que se manifiestan las energías radiantes procedentes del cosmos que utilizan como vía o transporte, los rayos de luz. Quizás halla que esperar algún tiempo para que desde el otro lado de la cultura se encuentre una respuesta física a este fenómeno que usa como vehículo los rayos de la luz que emiten los cuerpos celestes. Pero aunque sea de manera abstracta trataré de dar una mínima explicación del fenómeno de los siete rayos.

El planeta Tierra debe considerarse como un ser vivo muy especial. La capa o el manto externo de este SER posee una substancia, conocida como materia orgánica ( de la cual formamos parte) que es capaz de retener los rayos cósmicos durante un tiempo. La materia orgánica tiende a retener esta energía celeste, mientras que la energía atrapada trata de liberarse y regresar a su estado celeste. A causa de esta pugna constante, se produce lo que conocemos como evolución de la materia; de minerales a vegetales, de plantas a animales y en la cúspide indiscutible de los seres orgánicos, el ser humano.

El ser humano es el resultado actual y temporal de esa gran guerra amorosa denominada vida. No somos solo materia e inteligencia, también somos energía interconectada, un canal de resonancia entre el resto de la tierra y el Cosmos. Esas resonancias o energía personal se cristaliza creando un cuerpo con formas geométricas precisas, invisibles al ojo humano, sin embargo como al átomo es posible imaginar su forma.

Desde el punto de vista astrológico, tenemos un cuerpo de reverberaciones sincronizado con cada uno de la totalidad de los cuerpos celestes. Si nos acercamos a las descripciones de Castaneda, somos huevos luminosos, como se describía en el capitulo de la hipótesis astrológica.

La energía radiante que alcanza a nuestro sistema solar, toma los distintos rasgos de la materia ahí circulante. La energía radiante que llega a nuestro planeta lo hace en forma múltiple y con caracteres definidos. La mayor parte de esa energía la recibimos del Sol, que es una parte radiante del Cosmos que emite energía.

La energía solar se percibe en todas las modalidades de la vida vegetal y animal. La Luna provoca un matiz de energía que también se percibe entre las plantas y los animales. Los planetas también reverberan luz y matizan la energía radiante e igualmente se perciben en los seres vivos, sobre todo en el más sensible de todos, el más erecto, el ser humano, que tiene forma de antena y es el más apto para captar todas las resonancias del cielo.

El espíritu es análogo a la “energía radiante ” que viene del Cosmos sin cesar. La astrología es una manera de captar esas resonancias celestes, es la activación de un tipo de energía. El ser humano puede ser transporte temporal de un exceso de energía, esa experiencia nos permite identificarnos con esa “energía radiante” .Se puede meditar sobre esa fuente inagotable de energía y denominarla con diferentes nombres.

Escribe un comentario:

0