Entradas etiquetadas con ‘significado astros’

jue24dic

Los siete rayos en la tradición

Escrito en astrologia, gemología

En los tratados tradicionales, no litúrgicos, se describe siempre un ordenamiento de estas energías en la escala del siete, en correspondencia con los siete planetas conocidos desde la antigüedad, aquellos que emiten luz y pueden ser observados a simple vista, incluyendo al Sol y la Luna.

Es curioso conocer hasta donde está arraigada esta escala del siete en la conciencia y la percepción humana. Existe una relación con la descomposición de la luz en siete colores, de la música en siete notas o de la semana en siete días. Pero es más asombroso comprobar como En otras áreas de los sentidos se mantiene esta ley del siete; con el sabor se pueden gustar siete sabores genuinos, a saber; dulce, salado, picante, amargo, agrio, ácido y rancio. Con el tacto ocurre igual, se pueden percibir siete tactos; caliente, frío, húmedo, blando duro, suave y áspero. Con el olfato se pueden percibir siete olores primarios; alcanfor, floral, mentolado, almizcle, ágrio y fétido.

El impacto que esta escala del siete en las culturas donde ciencia y religión formaban una sola unidad, creó un formato combinatorio que unía lo terrenal con lo celeste, apareciendo as¡ pero con diferentes nombres las leyes de correspondencias astrológicas o la doctrina de los siete rayos de la que nos serviremos para relacionar y clasificar los diferentes ” tonos ” o ” notas ” de la escala vibratoria de las gemas.

Estas siete vibraciones elementales, desarrolladas en la ley de Los Siete Rayos en las doctrinas culturales y religiosas originarias de oriente, tienen relación con los siete Dioses o los siete ángeles. (Aquí es necesario advertir que estamos tratando un tema fronterizo entre la ciencia y la religión, con un fuerte rechazo por parte de ambas disciplinas).

Para las culturas sabeistas, que es donde se originan estos conocimientos, el concepto de dioses o ángeles, es semejante a la idea de seres luminosos y brillantes que influyen sobre la vida humana; no puede ser casualidad que la palabra ” dios ” provenga de la raíz sánscrita ,”div”, que significa celeste, luminoso, brillante, o que la morada de los dioses y de los ángeles esté situada siempre en los cielos.

A falta de una mejor comprensión de las influencias naturales provenientes del cielo, el ser humano, a lo largo de su historia a identificado con lo divino o angelical, aquello no ha sido capaz de explicarse de manera racional.

Aún en nuestros días podemos encontrar publicaciones especializadas en las gemas, que hablan en términos de atribuciones divinas o angelicales, dándoles una connotación religiosa o esotérica. como es el ejemplo de la revista Odissey, publicada en la República Sudafricana, donde se refieren en este sentido a las propiedades de las gemas, relacionándolas con los siete rayos antes citados y envolviéndolas con un matiz típicamente religioso o esotérico del cual pretendo apartarme, tratando de llegar a una explicación del fenómeno lo más racional posible.

Para ello desmitificaremos los siete Rayos y los tomaremos como las siete vibraciones elementales conocidas, los asociaremos con los siete colores del espectro de la luz y hablaremos en términos de equilibrios de energías radiantes o de gemas de colores como elementos condensadores de ciertos tipos de energía. La utilización del formato de los Siete’ Rayos, hará fácil, comprensible y operativo la clasificación de las gemas en esta primera parte.

dom06dic

Las gemas y los siete rayos

Escrito en astrologia, astronomia, gemología

Los siete rayos son una forma de definir los matices en que se manifiestan las energías radiantes procedentes del cosmos que utilizan como vía o transporte, los rayos de luz. Quizás halla que esperar algún tiempo para que desde el otro lado de la cultura se encuentre una respuesta física a este fenómeno que usa como vehículo los rayos de la luz que emiten los cuerpos celestes. Pero aunque sea de manera abstracta trataré de dar una mínima explicación del fenómeno de los siete rayos.

El planeta Tierra debe considerarse como un ser vivo muy especial. La capa o el manto externo de este SER posee una substancia, conocida como materia orgánica ( de la cual formamos parte) que es capaz de retener los rayos cósmicos durante un tiempo. La materia orgánica tiende a retener esta energía celeste, mientras que la energía atrapada trata de liberarse y regresar a su estado celeste. A causa de esta pugna constante, se produce lo que conocemos como evolución de la materia; de minerales a vegetales, de plantas a animales y en la cúspide indiscutible de los seres orgánicos, el ser humano.

El ser humano es el resultado actual y temporal de esa gran guerra amorosa denominada vida. No somos solo materia e inteligencia, también somos energía interconectada, un canal de resonancia entre el resto de la tierra y el Cosmos. Esas resonancias o energía personal se cristaliza creando un cuerpo con formas geométricas precisas, invisibles al ojo humano, sin embargo como al átomo es posible imaginar su forma.

Desde el punto de vista astrológico, tenemos un cuerpo de reverberaciones sincronizado con cada uno de la totalidad de los cuerpos celestes. Si nos acercamos a las descripciones de Castaneda, somos huevos luminosos, como se describía en el capitulo de la hipótesis astrológica.

La energía radiante que alcanza a nuestro sistema solar, toma los distintos rasgos de la materia ahí circulante. La energía radiante que llega a nuestro planeta lo hace en forma múltiple y con caracteres definidos. La mayor parte de esa energía la recibimos del Sol, que es una parte radiante del Cosmos que emite energía.

La energía solar se percibe en todas las modalidades de la vida vegetal y animal. La Luna provoca un matiz de energía que también se percibe entre las plantas y los animales. Los planetas también reverberan luz y matizan la energía radiante e igualmente se perciben en los seres vivos, sobre todo en el más sensible de todos, el más erecto, el ser humano, que tiene forma de antena y es el más apto para captar todas las resonancias del cielo.

El espíritu es análogo a la “energía radiante ” que viene del Cosmos sin cesar. La astrología es una manera de captar esas resonancias celestes, es la activación de un tipo de energía. El ser humano puede ser transporte temporal de un exceso de energía, esa experiencia nos permite identificarnos con esa “energía radiante” .Se puede meditar sobre esa fuente inagotable de energía y denominarla con diferentes nombres.

jue19nov

Júpiter. Significado astrológico

Escrito en astrologia, astronomia, clasificacion, Definición, horoscopo, zodiaco
  • Vuelta al Zodiaco: 12 años
  • Recorrido diario: unos sexagésimos de grado
  • Jeroglífico: primera letra del nombre griego del dios Zeus.
  • Simbolismo anatómico: glándula pineal, hígado, reservas de grasa y los sistemas u organos relacionados con el crecimiento.
  • Simbolismo psicológico: la tradición considera a Júpiter como el planeta del logro, la suerte, el beneficio. Se lo ha llamado el benéfico mayor. También se le unido al despilfarro, la arrogancia y el desaliño. Todo esto es superficial, Júpiter es el símbolo de dos energías diferentes pero relacionadas: la expansión y la integración.

Como expansión, simboliza la energía psíquica que expande la esfera de acción y de experiencia en donde se vive y se mueve el individuo. Cuando nacemos nuestro ámbito de acción es muy pequeño, la cuna, los padres, poco mas. Sin embargo la experiencia no tarda en demostrarnos que somos alguien aparte y que tenemos muy poco control sobre nuestro entorno. Júpiter representa el hecho de “extendernos” para reincorporar a nuestro ser tanto como sea posible. Esto incluye el deseo y la necesidad de crecer física y psicológicamente, salir al mundo, aprender cosas de el y alcanzar control y autonomía. Posteriormente, viene la expansión de la conciencia, el aprendizaje, el deseo de viajar y el amor a la libertad e independencia. Si el deseo de crecer es excesivo se tiende a dilapidar los recursos, ignorar los detalles o considerarlos indignos de atención.

A las personas con las energías simbolizadas por Júpiter, muy fuertes, pueden expresarse de dos modos. Una desea vivir abriéndose hacia afuera para experimentar y abarcar todo lo posible, le interesa toda clase de conocimiento y aprendizaje. Su amplitud de experiencia le impide adoptar posiciones de estrechez mental. Al saber que la mejor manera de favorecer los propios intereses es favorecer los del mundo, generalmente este tipo de persona tiene una gran conciencia social. El otro tipo de personalidad, no puede renunciar a lo que ve y experimenta, intenta adueñarse de todo y llegar a ser el mas importante, imponente, y arrogante que nadie. Jamas lo satisface nada en la vida. ¿Cual es la diferencia entre uno y otro?. Los dos son inquietos y están en movimiento, pero uno es feliz y el otro no.

Hay limites para el crecimiento: todo ente tiene una capacidad, que si se sobrepasa, este se detiene, se acaban los recursos materiales o no hay mas sitio para crecer sin invadir derechos ajenos. En cualquier caso ese limite sera simbolizado por Saturno, que lo veremos mas adelante.

En cuanto integración si no podemos seguir creciendo o absorbiendo, podemos integrarnos en el orden social reinante. Si no podemos controlar el orden social, podemos ser sus representantes. Este lado de Júpiter tiene su manera mas típica en la Religión, que es (o debería ser), un sistema de expansión de conciencia. Este termino proviene del termino latín religare, es decir volver a vincularse con el universo. La versión jupiteriana no es la del asceta, solo en la montaña, sino la de elaborados rituales participativos. Es la religión del sacerdote, no del místico.

La relación de Júpiter con el derecho es la de acuerdos formales que consolidan una sociedad. Pero como conjunto de reglas y restricciones es saturnino. También guarda relación con la filosofía con su interés por ver como se relaciona todo con todo lo demás. Así como un exceso de expansión personal puede conducir a la arrogancia, un exceso de identificación con aquello con lo que se siente uno integrado, puede hacernos creer que somos su encarnación. El resultado es de una arrogancia colosal como muestran muchos dictadores.

mié18nov

Urano. Significado astrológico

Escrito en astrologia, astronomia, clasificacion, Definición, horoscopo, zodiaco
  • Vuelta al Zodiaco: 80 años aprox.
  • Recorrido anual: 4 grados y medio aprox.
  • Jeroglífico: deriva de la letra H, en honor a Herschel, descubridor del planeta en 1781
  • Simbolismo anatómico: manos y funciones cerebrales.
  • Simbolismo psicológico: es el primero de los planetas exteriores que normalmente no se distingue a simple vista. Se puede ver, pero en condiciones ideales: situado en oposición al Sol y con atmósfera muy limpia, sin polución, de lo contrario no veremos ni a Saturno.

Su posición en el sistema solar, mas allá de Saturno que representa la consciencia normal, simboliza las energías que operan súbitamente, de forma excepcional, y con suma excentricidad, a menudo ajena a las preocupaciones de mundo diario. Si Júpiter nos introduce en mundos que son por lo menos similares al nuestro, Urano puede hacer que nos encontremos con mundo totalmente extraños. Junto a Neptuno se le asocia a estados de conciencia alternativos y la iluminación.

El problema de los acontecimientos o procesos mentales simbolizados por Urano, es que no todas las personas en todo momento están preparadas para recibirlos. Se necesita haber madurado (Saturno) para que las alteraciones nos sirvan para aprender algo, además tiene que haber una estructura que alterar. Si por el contrario estos procesos o acontecimientos llegan demasiado pronto, pueden producir una personalidad crónicamente voluble que sean rebeldes automáticos: se rebelan por negar el orden, aunque este sea útil. No trato de restar merito a las rebeliones de los adolescentes contra sus mayores. Son fenómenos psicológicos necesarios y adecuados porque evitan que una generación llegue a dominar por completo a la siguiente. En alguna medida cada generación debe librarse de sus padres y crear un mundo y estructuras nuevas. De lo contrario Saturno hace que la gente y la sociedad se detengan a cierta altura y se sienta satisfecha con las cosas tal como están. Entonces la vida empieza un proceso descendente y uno empieza a percibirla como algo que es cada vez menos lo que fue.

Lo que hace falta para tratar con Urano es desapego, hemos estar preparados para experimentar cualquier cosa y renunciar a cualquier cosa. Muchas personas se aferran la seguridad, aunque les cause mucho dolor y haga que no se sientan vivas. En los pueblos se suelen asombrar, cuando regresa alguien que ha triunfado en la ciudad y desea vivir otra vez en el pueblo, para volver a ponerse en contacto con el simple hecho de estar vivo. Este es el estilo uraniano.

Con frecuencia se experimenta a Urano en forma de fuerza de la naturaleza que opera fuera de la cultura humana: desastres naturales, revoluciones y otras perturbaciones del orden social saturnino. En estos casos Urano es aterrador, tiene un lado despiadado. Con frecuencia los uranianos no se preocupan en absoluto de los individuos sino del proceso de cambio revolucionario con el que se han identificado. En todo caso hemos de preparados para restablecer contacto con el centro del yo viviente que la estructura saturnina había sepultado y que Urano ha desenterrado gracias a su poder destructor. Es interesante observar que en momentos de desastres muchas personas se sientes más vivas que nunca. Enfrentarse con el desastre saca a la superficie lo que hay de creativo incluso en medio del desastre.

Algunas personas cuestionan las estructuras sociales caducas e intentan introducir cambios más o menos drásticos. Según la orientación de los testigos de ese cambio, temerán a esos hombres los reaccionarios o conservadores (Saturno) y otros los admiraran como reformadores. Si las fuerzas conservadoras se imponen, el elemento uraniano pasara a la clandestinidad y esperara el momento propicio. La apatía de los años cincuenta que se origino en Estados Unidos fue parcialmente debida a la histeria anticomunista conservadora de esa década. Pero las energías uranianas volvieron con más fuerza en los sesenta.

Desde hace tiempo se ha asociado a Urano con las tecnologías innovadoras como la electrónica, la informática, astronáutica etc. Sin embargo la ciencia como tal es a la vez saturnina y uraniana. Vale la pena señalar que los científicos de carácter más conservador han sido los menos creativos y en esos pocos casos se han realizado cuando eran jóvenes. Urano representa ese destello intuitivo científico que descubre algo nuevo e innovador y conduce al derrocamiento de las viejas ideas. Saturno representa el esfuerzo sistemático de poner a prueba las nuevas ideas. Para que la ciencia progrese debe haber un equilibrio entre ambos tendencias.

Otra característica uraniana es su orientación mental. Aunque no siga los patrones tradicionales de la lógica o razón la mente uraniana funciona de manera que la razón se relacione con ella. Las personas uraniana pueden llevar a cabo una idea de manera inhumana, es la implacabilidad del símbolo. El científico, político o militar que solo piensa en aumentar el poder tecnológico sin medir el coste humano es un ejemplo del uraniano negativo. Urano puede significar también la muerte por accidente, heridas o desastres naturales. Otro simbolismo es el caos que se introduce en la vida para equilibrar las fuerzas ordenadas de Saturno. A cada uno le corresponde su lugar y que uno mantenga a raya al otro.

La relación de Urano con la astrología: la astrología es eminentemente uraniana. A diferencia de muchas ciencias más ortodoxas lo que enseña tiene profundas implicaciones sociales, hecho oscurecido por el conservadurismo de muchos astrólogos. Se parece mucho a una ciencia social que con frecuencia afirma cosas discutibles y polémicas sobre el mundo. El estudioso de la astrología puede alcanzar conocimientos directos de verdades religiosas, metafísicas y espirituales sin la guía de sacerdotes u otros representantes del orden social establecido. Esta es una de las razones por las que ha ganado o perdido favor a lo largo de la historia.

sáb14nov

Marte. Significado astrológico

Escrito en astrologia, astronomia, clasificacion, Definición, horoscopo, zodiaco
  • Vuelta al Zodiaco: 2 años
  • Recorrido diario: medio grado.
  • Jeroglífico: Escudo y lanza de Marte, dios de la guerra.
  • Simbolismo anatómico: Pene y musculatura en general.
  • Simbolismo psicológico: No nos limitamos simplemente a existir, debemos existir como algo o alguien en particular. Y también ser capaces de mantener nuestra individualidad frente a las presiones del mundo y de los otros miembros de la sociedad. Todo mantiene su verdadera naturaleza por la energía marciana que es sumamente individualista y nos lleva a subrayar las diferencias. Un exceso de energía o agresividad puede llevarnos a eliminar a nuestros competidores, sintiendo que debemos controlar todo a nuestro alrededor.

Como el Sol, es una energía activa, pero solo es eficaz cuando trabaja por nuestra supervivencia, no es altruista. Pero puede ser transmutada. En la guerra por ejemplo, cuando la población identifica su propia supervivencia a la del estado o nación. Cuando la gente toma conciencia de que la guerra se libra para beneficio de los gobernantes, ya no pelea con la misma energía. Esto nos acerca a uno de los atributos del planeta: su capacidad de indentificación. En su forma mas burda hace referencia a la supervivencia, pero por el mismo mecanismo puede usted transferir su energía a sus posesiones, posición social, carrera, reputación, credibilidad, etc. En cada caso actúa como si cualquiera de esas cosas fuera usted mismo.

Cuando nos vemos desafiados, el cuerpo reacciona segregando adrenalina y se produce el síndrome de ataque o fuga, defenderse o escapar. En la Mitología, Marte (o Ares en griego) iba acompañado de Deimos y Fobos (el temor y el pánico), que ahora son los nombres de las dos lunas de planeta Marte. Aunque estos sean aspectos marcianos, no representan su funcionamiento normal. Marte suele atacar y no escapar. El miedo proviene de la inseguridad, y esta se da si el Sol o Marte funcionan mal, igualmente un Marte en apariencia muy fuerte, con comportamiento dominante o prepotente, puede encubrir debilidad.

Los que se emocionan ante la gloria de la competición, poniendo a prueba su coraje, son aquellos en quienes Marte es fuerte. Les gusta ver hasta donde ponen su empeño y compara su fuerza con la de los demás. Sin embargo los mas fuertes de todos son los que prefieren mejorar su propio rendimiento, perfeccionándose y fortaleciéndose continuamente, sin comparase con los demás. El tipo marciano es pues un individualista, no quiere dominar, ni que lo dominen, desea que lo dejen en paz, libre de seguir el camino que el quiera.

Exteriormente podemos experimentar la vivencia marciana a través de personas asociadas a la fuerza el vigor y la fortaleza. Marte simboliza (simbolizar no influir) al los atletas, policías (en su aspecto enérgico), militares etc, y a los metales como el hierro y acero (usado por militares en maquinas, armas etc), y a los que trabajan con ellos. En un cuerpo sano representa el vigor, vitalidad de movimientos, los músculos etc. Pero tambien puede manifestarse como irritaciones, inflamaciones, infecciones y fiebres, operaciones y accidentes.

Si bien es obvio que Marte no simboliza el amor, tiene un papel fundamental en el. Solo una persona que ha realizado su naturaleza marciana que hay en el (que ha formado y definido su individualidad y sabe mantenerla), puede verdaderamente amar y se amada. El amor tiene una faceta de autoafirmación egoísta (Marte) y otra de experiencia de fusión (Venus), mantener el equilibrio es una de las dificultades en la relaciones de pareja. Tradicionalmente los hombre están mas identificados con la parte marciana de la sexualidad, y las mujeres con la venusiana, esto hace que ellos puedan actuar egoístamente y ellas exijan demasiado poco de una relación.

Ni Marte ni Venus son el planeta de la sexualidad, lo que rige la pasión sexual es la combinación de ambos y otros planetas como Plutón con un papel menor. Idealmente cada ser humano, para ser completo a lo largo de su vida, debe manifestar las dos energías y ser capaz de evitar los extremos, es decir el conflicto y la pasividad.

mié04nov

Mercurio. Significado astrológico

Escrito en astrologia, astronomia, clasificacion, Definición, horoscopo
  • Vuelta al Zodiaco: un año aprox.

  • Recorrido diario: un grado aprox.
  • Jeroglífico: La cabeza alada del dios Mercurio.
  • Simbolismo anatómico: El pulso, los bronquios, el sistema nervioso en general, tímpanos y las orejas.
  • Simbolismo psicológico: Este símbolo se relaciona con la mente, las capacidades lógicas y de razonamiento y formas de comunicación, junto con Urano simboliza el sistema nervioso. También con las formas de transporte y de movimiento en el mundo. Pero la importancia de mercurio viene de dos formas: la función del planeta y el mecanismo por el que opera el símbolo.

Mercurio simboliza la capacidad de superar la brecha o distancia entre dos entes separados. Este mundo es de separaciones: tu y yo, sujeto – objeto; jamas se puede poner uno en lugar del otro, pero se pueden comunicar entre si. Esto se ve muy claro si hablamos de la conciencia infantil.

A medida que vamos saliendo de ella tomamos conciencia del universo que nos rodea, que estamos separados de el. Al tiempo adquirimos la capacidad de hablar, compartir conocimientos y permitir que los demás hagan también lo mismo. Gracias a esta capacidad podemos transmitir conocimientos de una generación a otra. Mercurio por tanto simboliza la relación entre sujeto y objeto necesaria para que exista la conciencia. Cuando un bebe adquiere conciencia de ser una entidad separada, especialmente de su madre, empieza a desarrollar el habla, anteriormente aprende a gatear, al movernos físicamente aprendemos a superar las brechas que nos rodean de los demás. Caminar igualmente es simbología mercuriana.

La segunda función del planeta es la de crear símbolos y por extensión las formas de transmisión de datos. La inteligencia es la capacidad de manejar todos los procesos y funciones que se atribuyen a Mercurio. Las personas de inteligencia superior son mas capaces de tratar con varios niveles de abstracción en cuanto a los signos y de hacer traducciones de un sistema a otro. La conciencia se relaciona con la sensatez o claridad mental respecto a lo alejado que este de la experiencia directa un sistema de símbolos. Una persona sensata tiene siempre presente que los conceptos no son mas que representaciones y ademas un tanto arbitrarias.

Mercurio esta relacionando con los viajes cortos porque completan los detalles de nuestro mapa de realidad. Pero no simboliza los viajes largos que rompen la experiencia normal y expanden la mente, estos están simbolizados por Júpiter. También se le asocia a la juventud, al relacionarse con el comienzo de la vida se derivan sus características andróginas y presexuales.

Las energías simbolizadas por Mercurio a veces producen un fuerte apetito de información que si no se disciplinan pueden hacer que la mente intente pasar de una experiencia a otra sin haber asimilado antes la anterior. Se corre por tanto el riesgo de ser muy superficial en el aprendizaje. De Mercurio son también los detalles, igualmente mal habituado puede llevar a una exagerada preocupación por estos reemplazando al interés de la experiencia real. En un nivel mas elevado se asocia este planeta al Logos, el aspecto de la divinidad en el que la voluntad de Dios se traduce a las formas y estructuras del universo creado. Hay quienes creen que el universo es un conjunto de símbolos que corresponde a la naturaleza divina, todo conocimiento viene por mediación del Logos cuyo símbolo es Mercurio. Por tanto si se reconoce que el proceso de conocimiento es menos importante que lo que se llega a conocer, Mercurio es uno de los símbolos mas elevados.