Entradas etiquetadas con ‘primeros seres’

mié18nov

Mitología. Teogonía

Escrito en Historias, Mitología

El Surgimiento de la Materia

El origen de todo estuvo en el Khaos (caos) que deriva de kha, “espacio vacío”. De éste surgió Gaia (Tierra) y Eros (amor). Eros es la fuerza de atracción que une a los elementos y a los seres, haciendo posible la creación.
Del Khaos nada podía esperarse, hasta que por acción de Eros surgieron Erebos (las primeras tinieblas), cuyos dominios se extendían por debajo de Gaia en una basta zona subterránea, y Nyx (noche).
Erebos y Nyx se unieron, originando a Aither (éter) y Hemera (día), que personificaron respectivamente la luz celeste y terrestre. Es interesante señalar aquí que, al igual que en la mayoría de los mitos creacionales antiguos, es la noche quien precede al día, y no a la inversa.
Nyx por su parte generó a Thanatos (muerte), Hypnos (sueño), Oneiros (ensueño), Moros (amparo), Oizys (lamento), Eris (discordia), las tres Moiras, las Hespérides (ninfas del ocaso) y Némesis (el equilibrio moral y la justicia).
Gaia, por sí sola, generó a Uranós (el cielo estrellado) y a Ponto (el mar estéril). De las uniones con ambos surgieron los primeros seres que poblaron el recién creado planeta.

Los Primeros Seres

De Gaia y Uranós surgen las razas de los Titanes, personificación de las fuerzas de la naturaleza, los Hecatonquiros (monstruos de 50 cabezas y 100 brazos) y los Cíclopes (gigantes de un solo ojo).
Los Hecatonquiros se llamaban Coto, Briareo y Gie, y encarnaban los poderes de la tierra. Los Cíclopes se llamaban Bronte (trueno), Estérope (rayo) y Arge (relámpago), y encarnaban los poderes del aire.
Los Titanes fueron 12, 6 machos y 6 hembras:
Okéanos (Okéanos, representa el agua que rodea al mundo), Koios (Ceo), Hiperión (representa el fuego astral), Jápeto, Crio y Cronos (representa el tiempo).
Théia (Tea), Rhéia (Rhéia, representa la Tierra), Thémis (Temis, representa la justicia), Mnemosine (representa la memoria), Tethys (Tetis, representa la fecundidad de las aguas) y Fólbe (Febe, representa al sol).
De Gaia y Ponto surgieron Neréus (Nereo), Tháumas (Taumante), Phorkys (Forcis), Ketó (Ceto) y Euribia. Phorkys y Ketó engendran a las Gorgonas (monstruos marinos) y las Grayas (personificación de la vejez).

La Emasculación de Uranós

Uranós rechazó a sus hijos los Hecatonquiros y los Cíclopes, y los envió a las profundidades de la tierra. Gaia, furiosa ante este hecho, planeó vengarse, y entregó una hoz a su hijo menor Cronos para dar muerte con ella a Uranós. Protegido por la Noche, Uranós se disponía a penetrar en Gaia; en ese momento Cronos cortó con su hoz los genitales de su padre, separando al Cielo de la Tierra.
Pero las gotas de sangre fertilizaron una vez más a Gaia, dando origen a la Erinias (Furias), los Gigantes y las Melíadas (las ninfas de los bosques). Algunos trozos del miembro de Uranós que cayeron al mar formaron una blanca espuma de la que se formó Afrodita. De la hoz, tirada también al mar, surgió la isla de Corfú.

La Descendencia de los Titanes y Póntidas

Algunos Titanes se unieron entre sí, o con los hijos de sus hermanos, poblando el mundo:
Okéanos y Tethys – Padres de 3000 ríos y de las ninfas oceánides.
Koios y Fólbe – Padres de Leto (noche oscura) y Asteria (noche estrellada).
Hiperión y Théia – Padres de Helios (sol), Selene (luna) y Eos (aurora).
Jápeto y Clímene (oceánide) – Padres de Atlante (Atlas), Menotios, Prometeo y Epimeteo.
Cronos y Rhéia – Padres de los Olímpicos
Crio y Euribia (hija de Ponto)
A algunos de sus hijos, como Helios, Prometeo, Epimeteo y Atlas, también se les considera titanes.
Asimismo, algunos hijos de Ponto y Gaia se unieron a ninfas oceánides:
Nereo y Doris – Padres de las nereidas (ninfas de las aguas)
Tháumas y Electra – Padres de Iris (arco iris) y las Harpyiai (Harpías).