Entradas etiquetadas con ‘patrones’

mié09dic

Los patrones de conducta en los signos zodiacales

Escrito en astrologia, clasificacion, Definición

Los seres humanos tendemos a adoptar patrones de comportamiento que no sólo dependen de la influencia de la educación recibida de los padres y educadores. Los patrones de conducta no obedecen exclusivamente a la cultura en la que nos desarrollamos o a la religión que profesamos, además existen unos patrones de conducta astrológicos que nos afectan de manera muy especial.

Consciente o inconscientemente cada uno de nosotros tendemos a seguir unas pautas de conducta que son comunes a un grupo de personas. Tal como ocurre en psicología cuando se dice que hay individuos que adoptan un patrón de conducta denominado complejo de Edipo, no importa la nacionalidad, ni el idioma, ni su nivel cultural, ni el color de su piel, ni sus creencias religiosas. El complejo de Edipo es un patrón de conducta psicopatológico que se extrae de un antiguo mito griego y que todos conocemos. Una vez diagnosticado este patrón de conducta se pueden presagiar pautas de comportamiento de todo el grupo de individuos que lo padece.

Al igual que en Psicología, en Astrología disponemos una variada gama de patrones de conducta que nos permiten realizar pronósticos sobre las pautas de comportamiento de diferentes grupos de personas, basándonos en la posición de los planetas en el momento de su nacimiento, en especial de la posición del Sol en el instante de nacer.

De la variada gama de patrones de conducta astrológicos, los modelos más populares y conocidos son los que se corresponden con los doce signos zodiacales. Estos modelos o patrones difícilmente se puede aplicar al completo en un sólo individuo, pero nos permiten describir doce maneras puras de comportamiento o doce patrones de conducta primarios pero fundamentales, pues representan el fondo del cuadro de la vida de cada persona.

Cada signo zodiacal es como un contenedor de patrones de conducta. La posición del Sol en el instante de nacer, nos permite saber cuál será el patrón de conducta de fondo de cada grupo de individuos y aunque no hay dos personas iguales, ni siquiera los hermanos gemelos, los modelos de conducta celestes dejan una huella profunda en el comportamiento humano.