Entradas etiquetadas con ‘orígenes’

jue07ene

¿Qué es la magia?

Escrito en Doctrina, Magia

Por magia podemos entender varias cosas, bastante diversas. En nuestro día a día, por ejemplo, atribuimos la palabra magia a aquello que posee cierto encantador misterio, aquello que nos brinda una sensación de hiperrealidad, de éxtasis, de vuelo. Desde tiempos inmemoriales se ha asociado la magia al amor, apuntando a la metamorfosis que el amor opera en el ser humano, a la sensación de euforia, de omnipotencia que se experimenta. En todo caso, se dice que algo tiene “magia” cuando nos saca de la rutina, cuando nos hace sentir cosas diferentes, cuando nos da alegría, cuando nos hace sentir eternos.

Existe a su vez la magia que practica el ilusionista, el prestidigitador. Se atribuye a estas ilusiones el término “magia” quizá debido a nuestra imposibilidad de comprender a primera vista la mecánica de los trucos que opera el ilusionista.

Y además, existe la otra magia, la Magia con mayúsculas, la que en inglés se llama “Magick” para diferenciarla de “magic”, la magia del ilusionista. (La letra “k” es la número 11 en varios alfabetos, y 11 es el número atribuido por la Kabbalah al mundo subterráneo, que debe ser conquistado por el Mago antes de ejecutar la magia – John Symonds/Kennet Grant)

Hemos oído hablar de Magia Natural, Magia Ceremonial, Magia Sexual, Magia con Velas, Magia Negra, pero… qué es lo que tienen en común? Qué es entonces la Magia?
Quizá la definición más acertada acerca de qué es la Magia fue la dada por Aleister Crowley:
“Magia es la Ciencia y el Arte de hacer que ocurra el Cambio en conformidad a la Voluntad”

En su libro “Magia en Teoría y Práctica”, Crowley cita algunos pasajes que resultan muy interesantes para definir de qué se trata la Magia Ceremonial:

“Magia es el Conocimiento más Elevado, más Absoluto y más Divino de la Filosofía Natural, avanzando en su labor y operaciones maravillosas con un correcto conocimiento de las ocultas e internas virtudes de las cosas; para poder aplicar Agentes correctos a los Pacientes adecuados, produciéndose extraños y admirables efectos. Cuando los magos son buscadores profundos y cuidadosos en la Naturaleza, ellos, por sus conocimientos, saben cómo anticipar un efecto, que a los vulgares esto parecerá un milagro”
La Goetia del Rey Salomón
“Cuando ocurre la magia simpática en su forma pura, inadulterada, se asume que en la naturaleza un suceso sigue a otro necesaria e invariablemente, sin la intervención de cualquier agente espiritual o personal. Así su concepto fundamental es idéntico con el de la ciencia moderna; todo el sistema es una fe, implícita pero real y firme, en el orden y uniformidad de la naturaleza. El Mago no duda que las mismas causas siempre producirán los mismos efectos, que la ejecución de una ceremonia adecuada acompañado de un conjuro apropiado, inevitablemente atenderán el resultado deseado, si sus encantamientos no son anulados por otras fuerzas más potentes de otro Mago. El no suplica a un poder o fuerza más elevada, él no busca el favor de ningún ser raro: él no se arrodilla delante de ninguna divinidad. Pero su poder, grandioso como él cree que es, no es arbitrario o ilimitado. El sólo lo puede aplicar mientras se mantenga dentro de las reglas de su arte, o a lo que se puedan llamar las leyes de la naturaleza como él las conciba. La negligencia en estas reglas, la rotura de estas leyes, incluso en las formas más diminutas, significa el fracaso, e incluso puede exponer al practicante con poca experiencia a los peores peligros.”
J.G. Frazer “The Golden Bough” (La Rama Dorada)

El Mago y el Brujo practican Magia, ambos dentro de un círculo, ambos limitados por su Ley, ambos utilizando instrumentos mágicos… pero hay varias cosas que los diferencian. Primero que nada, el Brujo es un seguidor de la Antigua Religión, un Sacerdote de los Dioses Antiguos; por ellos se guía, a ellos responde, y de su Poder se nutre. Segundo, el Brujo no trabaja con entidades invocadas, no busca ejercer dominio sobre las fuerzas de la Naturaleza; él busca conectar con ellas para comprender, para obtener ayuda. Tercero, el Mago debe seguir, por su propia seguridad, una serie de pasos y fórmulas estrictas; el Brujo se mueve con más libertad, y a la vez, su accionar está más restringido, pues actúa en conformidad con la Rede (“mientras no dañes a nadie, haz tu voluntad”)
Y la lista continuaría, pero eso excede mi conocimiento, mi capacidad… y quizá su paciencia

lun09nov

Origen y estructura del Tarot

Escrito en Orígenes, Tarot

El Tarot es una baraja de 78 cartas que se emplea para la adivinación, para la meditación, en la practica de la magia ritual y además como poderoso agente psicoterapéutico en el análisis y consejos psicológicos. El verdadero origen del tarot es desde luego desconocido. La mayoría de los autores de confianza comparten la opinión de que su introducción y primitiva difusión por Europa y occidente ha sido obra de los zíngaros o gitanos. La baraja engloba los grandes arquetipos de la psicología de de jung, y numerosos símbolos y alegorías de la magia y de la religión. Los mas probable es que el tarot o libro de Thoth fue inventado por los antiguos egiptos como libro de la vida. Según la tradición hermética, quedan por descubrir dos claves… de la astrología y del tarot… en el interior de la gran pirámide, en la cual hay un pasillo que conduce por debajo y a través de las patas de la esfinge, a un templo de iniciación egipcia. A lo largo de las paredes de este templo hay tablas como pósters de las cartas del tarot, en un total de 108, de estas nosotros conocemos 78, el tarot esotérico, pero quedan 30 que constituyen las tablas de Aeth o tarot esotérico, que no han sido presentadas aun en el plano físico. Hay los que creen que los tarots fueron originados por cabalistas judíos en fez, en el año 200. Podemos aceptar que la ultima autoridad sobre el tarot no parece ser hebrea, sino egipcia, igual que la ultima autoridad sobre cábala es mas bien hebrea que cristiana.

El tarot comprende 22 arcanos mayores o claves, enumerados del 0 al XXI, relacionados por muchos autores a las 22 letras del alfabeto hebreo postbabilónico y 56 arcanos menores, compuestos de 4 palos de 14 cartas cada uno, enumerados del as (1) al 10, mas paje, caballero, reina y rey. Los arcanos mayores no han sido conservados en las modernas cartas del juego, en las cuales el paje, y en caballero se han englobado en una sola carta que es la sota en la baraja española.

Hay algo magnético y fascinador en el tarot. No hay dos personas que reaccionan del mismo modo frente a estas extrañas cartas, pero lo que no cabe duda es que nadie olvida la primera vez que se las ve, o que se sienta como consultante en la mesa de un interprete experimentado. Sirven para analizar la mente, el espíritu. Sacan del subconsciente temores y angustias.

mié04nov

Origen del Tarot

Escrito en Breves, Orígenes

Breve historia del origen del Tarot:

El Tarot es una baraja de origen incierto, que apareció en Europa en fecha desconocida, a principios del siglo XIV.

Se ignora, asimismo, cuáles eran los juegos de cartas, pero en 1329 el Obispo de Würzburg (Alemania) firmó un interdicto condenando esos entretenimientos. No obstante, nunca dejaron de practicarse y en algún momento, también imposible de precisar, comenzaron a utilizarse las cartas con fines adivinatorios.

Pero el Tarot es mucho más que un instrumento de adivinación. Es un libro de láminas plenas de símbolos que invitan a reflexionar sobre la vida, es decir, es un sistema filosófico mudo, expresado en imágenes.

Vivi de San Cristóbal

mié04nov

Los Arcanos Mayores

Escrito en Arcanos Mayores, Definición, Tarot

Comprenden 22 cartas, que van desde la clave 0, o sea , el Loco, hasta la clave 21, el Mundo. Las ilustraciones abundan en figuras simbólicas y mitológicas, animales, fenómenos naturales y objetos. Los nombres mismos de las cartas indican magia y misterio: la Rueda de la Fortuna, el Hierofante, el Colgado, por ejemplo. A diferencia de los Arcanos Menores, no tienen relación alguna con los naipes modernos de juego.

Los Arcanos Mayores están probablemente relacionados con la sabiduría mística del sabio helénico Hermes Trismegisto, que se identifica con el Toth egipcio y es autor supuesto de numerosos escritos sobre la relación del hombre con el mundo del Espíritu.

Las ideas herméticas vuelven a aparecer en la Cábala, en la alquimia, en la magia y en la astrología, y su concentración en los símbolos puede considerarse como una especie de lenguaje particular para expresar conceptos metafísicos y arcanos, demasiado sutiles y elusivos para poderse encerrar en palabras.

Leer el resto de la página »