lun16nov

Origen Hermético del Tarot

Escrito en Orígenes, Tarot

Está universalmente aceptado según la tradición esotérica Occidental, que las imágenes de las cartas del Tarot derivan de la Qabalah judía. Esta opinión tiene su origen a medidos del siglo XIX en los centros ocultistas franceses, y fue desarrollada por Eliphas Levi y que más tarde sustentaron Westcott, Mathers y Waite en las enseñanzas de la Orden Hermética de la Golden Dawn de la cual deriva la tradición esotérica del siglo XX.

Otros esoteristas han tratado de relacionar las imágenes del tarot con la iconografía del Antiguo Egipto, y sugieren que los judíos recibieron esta información durante su estancia en Egipto. Esta relación, en parte se justifica por el hecho que los 22 arcanos mayores del tarot se relacionan con las 22 letras del alfabeto hebreo, que a su vez subyacen en el corazón del Qabalah y del Árbol de la vida.

Sin embargo deberíamos detenernos a considerar las implicaciones del primer mazo de tarot conocido, el Tarot de Mantegna, que data de 1465, por tanto contemporáneo del de Visconti-Sforza, que fue durante el siglo XIX considerado el primer tarot.) Actualmente se considera el Tarot de Mantegna previo al de Visconti-Sforza).

Algunos han atribuido este Tarot a Andreas Mantegna (1431-1506), pintor y grabador de la Escuela de Padua, aunque las imágenes parecen más a la Escuela de Ferrara.

Kenneth Clark, historiador del Arte del Renacimiento las atribuye a Parrasio Michele, Maestro de la Escuela de Ferrara.

El Tarot de Mantegna consta de 50 cartas, divididas en cinco décadas:

* Arquetipos sociales
* Las 9 musas y Apolo
* Las Artes Liberales
* Las Virtudes Cardinales
* Las Esferas del Cielo

El simbolismo de estas cartas, más bien podríamos decir “figuras emblemáticas”, parece ser que derivan de la Tradición Hermética, que ahora se reconoce resurgió durante el Renacimiento Italiano a mitad del Siglo XV. Fue en este periodo cuando surgieron las Academias Platónicas de los Medici y Ficino y otros maestros tradujeron los textos del “Corpus Hermeticum”. Esta reconstrucción del esoterismo hermético y neoplatonismo se refleja en ideas como las Musas, las Artes Liberales, Las Virtudes Cardinales y las Esferas del Cielo, y por tanto debe considerarse el Tarot de Mantegna como un libro emblemático del conocimiento hermético de la época.

En este Tarot encontramos las esferas cósmicas en la quinta década que representan el Macrocosmos y la primera década es una reflexión del Microcosmos, mientras entre estas dos polaridades se encuentran Las Musas, Las Artes Liberales y Las Virtudes Cardinales, los canales a través de los que las experiencias del alma (los poderes de los arquetipos) muestran sus sentimientos, pensamientos y desarrollan sus dones espirituales, imaginativos e intelectuales. Esto refleja el ideal del Renacimiento propuesto por las académicas Neoplatónicas y que fueron fuente de inspiración para artistas, escritores y músicos y transformaron nuestras restrictivas formas sociales del periodo medieval y dieron un impulsos de de libertad y conocimiento espiritual a la humanidad.

Es pues claro que este Tarot se inspira en las corrientes Neoplatónicas y Herméticas de su tiempo, pero sus diseños muestran las ideas de los sistemas herméticos y han servido de arquetipos para otros posteriores tarots más familiares.

Las actuales 22 cartas del tarot están representadas en las 50 del Tarot de Mantegna, por tanto no estamos lejos de considerar que el origen de las actuales cartas del tarot sean un resurgimiento de las ideas herméticas del Renacimiento en vez de una representación de la Qabalah judía.

Escribe un comentario:

0