sáb19dic

Desequilibrios de energías astrológicas

Escrito en astrologia, clasificacion, gemología

Con esta información tradicional y básica sobre los efectos probables de las gemas, tan solo nos falta saber cuando es conveniente recomendar un tipo u otro de gemas, para ello se desarrollará a continuación la manera de percibir y equilibrar la falta o el exceso de una de las siete energías en cada uno de los casos a tratar.

Insuficiencia de Sol

La falta de energía solar o del primer Rayo en un individuo se percibe como una disminución en la energía vital, un aminoramiento en la resistencia a las enfermedades, un deterioro paulatino de la vista, y en los hombres, una disminución en el porcentaje de espermatozoides en el líquido seminal. Psicológicamente se aprecia una pérdida en la confianza en sí mismo, escasez de entusiasmo en la vida, deterioro de las facultades creativas, voluntad endeble, y una carencia de dignidad que va en detrimento de la personalidad. En lo social disminuyen las relaciones con los demás así como un menguado magnetismo personal. Para reequilibrar Esta insuficiencia de energía solar, tradicionalmente se recomiendan el uso de gemas del primer Rayo, es decir, de tonalidades amarillas o doradas como el CITRINO, ÁMBAR, ZAFIRO AMARILLO, TOPACIO etc. Este ultimo es muy apreciado en los países nórdicos donde desde tiempos antiguos se ha usado para compensar la insuficiencia de irradiación solar. Desde la pérdida o el abandono de las viejas costumbres se destaca un brutal descenso en el porcentaje de espermatozoides en estas etnias nórdicas.

Insuficiencia de Luna

La escasez de energía lunar o del segundo rayo, merma las facultades emocionales, disminuye la receptividad, reduce el grado de sociabilidad, dificulta las manifestaciones sentimentales y se percibe como un estado general de ánimo lleno de altibajos o con arranques de mal humor. En lo físico pueden aparecer disfunciones digestivas de origen psicosomático y en las mujeres una falta de fecundidad o una disminución en la secreciones lácteas, siempre de origen psicosomático. En lo social se observan dificultades para relacionarse con el medio familiar, con El publico o con la gente en general. Para estos casos se recomienda el uso de gemas del segundo rayo o de tonalidades blanquecinas o lechosas como el CUARZO BLANCO, PERLAS, CORAL BLANCO, ADULARÍA, y todas las que tenga Estas tonalidades. Cabe resaltar que en todos los países y desde muy antiguo existe la costumbre de regalar este tipo de gemas a las novias, con la finalidad de mejorar su fecundidad, acrecentar el sentido de la protección maternal y ayudar a asumir la nueva situación familiar.

Insuficiencia de Mercurio

El descenso de energía mercurial o del tercer Rayo afecta directamente al sistema nervioso y al cerebro, debilitándolo y produciendo atonía general. Pueden percibirse disfunciones intestinales de origen nervioso, insuficiencia respiratoria, predisposición a las alergias, mala coordinación motora y debilidad en los ligamentos y tendones. Psicológicamente disminuyen las facultades mentales concretas y se nota una merma intelectual, disminución en el sentido de la lógica, dificultades expresivas, como tartamudez, falta de argumentación y carencia de ingenio, merma en las facultades psíquicas, manuales y escasez o retardo de reflejos. Socialmente malas relaciones con la gente joven y p‚simas relaciones comerciales. Para mejorar Esta insuficiencia energética se recomienda el uso de gemas multicolores, anaranjadas y la gama de grises como el ÁGATA GRIS, OJO DE TIGRE, OJO DE GATO, OJO DE BUEY, CORNALINA, etc. Esta ultima era llevada por los mensajeros reales para que les permitiera expresarse mejor y con claridad.

Insuficiencia de Venus

La reducción de energía del cuarto Rayo o de Venus, disminuye considerablemente la capacidad de seducción, deteriora las manifestaciones afectivas románticas, reduce las emociones sentimentales, endurece el carácter, entristece, suprime los rasgos alegres y la simpatía personal, produce un rechazo hacia los espectáculos y divertimentos, deteriora o anula el sentido artístico o estético y genera malos modales y agresividad. En lo físico puede producir afonías de origen psicosomático , insuficiencia renal y problemas en los órganos sexuales femeninos. Para contrarrestar Esta carencia se recomienda el uso de gemas del cuarto Rayo, es decir, de tonalidades verdes, rosas o pasteles y delicados como el CUARZO ROSADO, CRISOPRASA, OLIVINO, AMAZONITA, ESMERALDA etc. Esta ultima es la gema de la seducción y la simpatía, curiosamente empleada en el anillo papal.

Insuficiencia de Marte

La escasez de energía del quinto rayo o Marte se reconoce por una fuerte inhibición de la libido, falta de dinamismo. timidez, debilidad de carácter, pesimismo, des ánimo, depresiones, deterioro del impulso vocacional, dificultad en la toma de decisiones etc. En lo físico pueden aparecer frecuentes dolores de cabeza, disminución en el numero de glóbulos rojos, deterioro de la fuerza muscular, y en los hombres puede afectar a su potencial sexual. Para estos casos se recomienda el uso de gemas de tonalidades del rojo al granate o con componentes magnéticos como el GRANATE, RUBÍ, ESPINELA, HEMATITES, MAGNETITA, etc. Esta ultima se puede adquirir en farmacias con el sobrenombre de ” Magnedol ” y se usa para aliviar los dolores de cabeza y musculares.

Insuficiencia de Júpiter

La insuficiencia de energía del sexto Rayo o Júpiter se percibe como una falta del sentido de la justicia y de la equidad, disminución de la conciencia moral, reducción de las facultades abstractas y creadoras, insatisfacción general, demanda de privilegios, pérdida de la jovialidad, ausencia de condescendencia con los demás, pereza , falta de templanza y de benevolencia. En lo físico afecta directamente a las funciones hepáticas pudiendo facilitar el desarrollo de enfermedades degenerativas o infecciosas en este órgano. En lo social reduce los beneficios económicos y los privilegios sociales. Esta insuficiencia se puede reequilibrar con el uso de gemas de tonalidades azules o transparentes como el CRISTAL DE ROCA, ZAFIRO AZUL, CIRCON TRANSPARENTE, LAZULITA, LAPISLÁZULI, etc.

Insuficiencia de Saturno

La merma de energía del séptimo Rayo o Saturno disminuye el sentido práctico, reduce el realismo conservador, deteriora el instinto de seguridad, debilita el sentido de la responsabilidad, aminora la firmeza de carácter, la paciencia y las facultades creativas concretas. A nivel físico debilita el bazo y permite el crecimiento óseo desordenado provocando reumatismo degenerativos. Para estos casos se recomienda el uso de gemas de tonalidades oscuras” negras y plomizas como el AZABACHE, ÓNIX NEGRO, OBSIDIANA, CORAL NEGRO, etc. Estas gemas son muy recomendables para la tercera edad, pues previene de los reumatismos degenerativos.

Exceso de radiaciones

Como contrapartida el exceso de cualquiera de las siete radiaciones se dejar notar por el efecto contrario y podrá ser contrarrestado con el uso de gemas de colores complementarios en casi todos los casos. Pasaremos ahora a reconocer como se perciben estos excesos.

Exceso de Sol

Un exceso del primer Rayo o Sol se percibe como una exageración en la energía vital, desproporción en la confianza en sí mismos, fuerte necesidad de reconocimiento, de brillar por encima de los demás, orgullo y amor propio desmedidos y una importancia personal que puede acabar por colapsar el corazón de quién padece esta desproporción. Para equilibrar este exceso son muy útiles las gemas de tonalidades violáceas o amoratadas como la AMATISTA, ESPINELA MORADA, TANZANITA VIOLETA, etc. la mejor de todas es quizá la AMATISTA-CITRINO de transición, donde en la misma gema se combinan el color amarillo y el morado.

Exceso de Luna

Un exceso del segundo Rayo o Luna se nota por una desproporción en las manifestaciones afectivas y sentimentales, imaginación desbordante, sociabilidad pegajosa y exageraciones alimenticias o buen aprovechamiento de los alimentos por el organismo lo que provoca obesidad y sus complicaciones físicas y psíquicas. Esta desproporción se corrige utilizando gemas combinadas de color negro y rojo, o del cuarto y séptimo Rayo en conjunto, el RUBÍ, ESPINELA; GRANATE, MAGNETITA, HEMATITES, AZABACHE, CORAL NEGRO, ÓNIX NEGRO; etc. Esta cualidades se reúnen en la RODONITA” donde se combinan el negro y la tonalidad rojiza.

Exceso de Mercurio

Una superabundancia de energía del tercer rayo o Mercurio provoca una curiosidad insaciable y a veces malsana, necesidad de hablar más allá de lo razonable, sentido critico desproporcionado y un Estado general de ánimo demasiado nervioso. En lo físico puede acabar afectando al sistema nervioso” m‚dula espinal, inflamaciones del nervio ciático, desviaciones en los discos intervertebrales, inflamaciones de ligamentos, etc. Para estos casos se recomienda el uso de gemas del sexto Rayo o Júpiter, de tonalidades azuladas o transparentes como el CRISTAL DE ROCA, LAPISLÁZULI, ZAFIRO AZUL, LAZULITA, etc.

Exceso de Venus

Un exceso de radiaciones del cuarto Rayo puede provocar una exagerada preocupación por la apariencia externa, por los buenos modales, necesidad desmedida de asistir a espectáculos, diversiones, ceremonias y celebraciones, gastos superfluos o innecesarios, y en las mujeres uso exagerado de cosméticos o una imperiosa necesidad de ir a la ultima moda. En los hombres se puede apreciar un afeminamiento inadecuado. Estas desviaciones pueden corregirse utilizando gemas del quinto Rayo o Marte como el RUBÍ, ESPINELA, GRANATE, HEMATITES, CORAL ROJO, etc. Pero una de las mejores es el HELIOTROPO y cierto tipo de TURMALINA donde se combinan el rojo con el verde.

Exceso de Marte

La desproporción de energía del quinto rayo Marte se percibe como un genio dominante, carácter irritable y excitable, una din mica de vida exagerada, exceso de bullicio y demasiada importancia a la fuerza personal. Como resultado de Estas actitudes se pueden producir cíclicamente fuertes dolores de cabeza y musculares que acaban agotando la energía vital. En las mujeres puede provocar una masculinización de carácter las más de las veces indeseable. Este exceso puede corregirse utilizando gemas del cuarto Rayo o Venus, de tonalidades verdes, rosas, o de tonos apastelados, como la ESMERALDA, CUARZO ROSA” TURMALINAS APASTELADAS, OLIVINO etc.

Exceso de Júpiter

Cuando existe una superabundancia del sexto Rayo o Júpiter se aprecia un exceso de plétora, una jovialidad pastosa y unos impulsos lascivos que acaban provocando inconvenientes con el entorno social. También puede apreciarse derroches económicos y excesivos privilegios sociales. a la larga pueden manifestarse físicamente como gota, hemiplejía, flebitis etc. Este exceso se puede corregir utilizando gemas del tercer Rayo o Mercurio, de tonos multicolores, grises o anaranjadas como el ÁGATA GRIS, ÓPALO DE FUEGO, CORNALINA etc.

Exceso de Saturno

Por ultimo la desproporción en el séptimo Rayo se notar un superávit de resonancia saturadora, como un exceso del realismo conservador, exagerado sentido de la responsabilidad, temor a perder los bienes materiales, ahorro desmedido que puede caer en la avaricia o la usura. En lo físico se puede producir un crecimiento excesivo en los huesos o en los cartílagos como nariz muy desarrollada, espalda encorvada o cuerpo manifiestamente osificado. para contrarrestar este exceso se recomienda el uso de gemas del segundo Rayo de tonos blanquecinos como el CORAL BLANCO, CUARZO LECHOSO, ADULARÍA, etc.

Escribe un comentario:

0