Entradas con la categoría ‘Magia’

dom10ene

La brujería y las malas artes

Escrito en Magia

¿DESDE CUANDO EXISTE LA BRUJERÍA?

Los estudiosos coinciden en afirmar que los orígenes del Culto (mal llamado brujería por los paganos cristianos) se remontan a tiempos prehistóricos, cuando el hombre veneraba el cielo y la luna, las estrellas, el sexo y los antepasados. Todo poseía un espíritu, un alma que podía ser benevolente u hostil según las circunstancias. Dos grandes ideas o concepciones de la divinidad se hicieron comunes en todas las religiones: una de ellas sería la referente a la creación de Vida, la otra sería el miedo a la Muerte. Este miedo generó la necesidad de creer en una vida más allá de la muerte, y con ella se personificó un dios tenebroso, masculino, señor de la guerra y de la muerte. El Dios Cornudo pintado en la cueva de Ariége en Francia, el Lug de los celtas, el Pan griego, el Satanás de los cristianos. Y con él nació una representación femenina, diosa de la fecundidad, fuerza creadora y regeneradora. La Afrodita griega, la Asarté fenicia, la Ma frigia. La compañera del Cornudo, que se aparea con él para dar forma al mundo. Eros y Tánatos. Durante el Paleolítico la figura del macho predominó sobre la diosa, pues el hombre prefería matar a los animales que multiplicarse. Pero con el Neolítico la mujer, hasta entonces una simple bestia de carga y de placer, empieza a cobrar importancia. La mujer descubre el secreto de la Agricultura, el arte de tejer, de confeccionar cestos y vasijas, y creando poco a poco una sociedad matriarcal que durar aproximadamente hasta el séptimo mileno antes de Cristo, cuando los hombres realizan una auténtica revolución cultural, someten a las mujeres y “casan” a las antiguas diosas con los nuevos dioses guerreros. El Cornudo vuelve a reinar.

¿Protección?

La protección de la naturaleza humana ante actos de brujería y sortilegios, ha preocupado siempre al hombre. El ancestral temor a los proyectos infernales y a los actos de brujería, siempre ha estado en un lugar destacado, tanto en investigadores como en estudiosos sobre los “Actos de la Penumbra y la Obscuridad”. Existe un enigmático tratado que recopila los procedimientos de contraataque contra las fuerzas del Averno. Se trata del Libro de San Cipriano. Se trata de un arcano volumen compuesto de profecías y recetas mágicas, envuelto en el misterio, tanto en lo que se refiere a su composición general como en lo que respecta a su origen legendario. Se habla que en la mismísima actualidad de nuestros días, este grimorio es casi la “Biblia” para cientos de miles de personas que practican los ritos espiritistas en los centros de reunión mágico-religiosa. Vulgarmente, entre los iniciados, recibe el nombre de “Ciprianillo”. Se trata de un adecuado y laborioso trabajo que no solo contiene rituales y técnicas de exorcizar, sino que también en sus arcanas páginas están “El Poderoso Signo de Salomón” y la “Oración del Mago Alibeck”. Que viene ser las bases contra los hechizos malignos y el “Mal de Ojo”. También están entre todos estos compendios, secretos místicos sobre genios buenos y malos, astrología, quiromancia, y vetustos rituales sobre animales y objetos. En fin, determinados estudiosos, pugnan entre sí, sobre la idoneidad de este antiguo grimorio, pero qué duda cabe que si admitimos que la intervención diabólica y la Brujería es una realidad, habrá que convenir que el libro de San Cipriano, ha servido para hacer huir a los demonios a lo largo de los siglos. José Luis Domenech

LA BRUJERÍA ACTUAL

Esta noche, como todas las noches, en muchos lugares de la vieja Europa y de la joven América reducidos grupos de hombres y mujeres se reunirán en secreto, para celebrar unos ritos tan antiguos como la Humanidad. La mayoría rehúyen la palabra Brujería, y prefieren llamar a su credo simplemente El culto, o la vieja religión. Adoran a su diosa, la diosa madre de nombre secreto, mediante encantamientos y danzas. Su ritual es secreto, y se transmite de viva voz, o como máximo manuscrito. Están organizados en pequeños grupos, llamados conventículos, cuyo número rara vez pasa de la docena: la experiencia les ha enseñado que es más seguro. Creen en la reencarnación como forma de supervivencia del alma, y realizan sus ritos totalmente desnudos, o como máximo con túnicas abiertas y amplias, para así mejor facilitar la comunión de energías positivas. Concentrándose, los miembros del conventículo pueden aunar sus energías para un bien común o para ayudar a uno de ellos. Se forma así un cono de fuerza que emanando de sus mentes puede cambiar el destino de un colectivo o persona determinada. Estos conventículos están dirigidos por sacerdotisas, a menudo auxiliadas por un sacerdote. Suelen ser secretos, ya que la gente no suele ver con buenos ojos a quien, hoy por hoy, se autodenomina “brujo” o “bruja”. ¿Cuál es el perfil actual de la bruja moderna? Suele ser una muchacha o mujer joven, ya que hay un fuerte componente de rebeldía en el Culto, y la juventud es rebelde. Si es consecuente, será una persona inquieta por el medio ambiente, a la que le guste la naturaleza, quizá vegetariana y posiblemente naturista, pues no tendrá vergüenza de la desnudez de su cuerpo. Y llevará siempre consigo un objeto determinado, cuya naturaleza no pienso decir, pero que la identificará ante otros miembros del Culto. No hace proselitismo, no admite abiertamente su credo, y se sabe posesión de una Verdad tan real como el Sol y las Estrellas.

vie08ene

Los Dioses de la Wicca

Escrito en Magia, Wicca

Los dioses de la Wicca son tan antiguos como el hombre, puesto que fueron los primeros arquetipos que nacieron de su mente, en un esfuerzo por explicar lo inexplicable. Existen en lo profundo de la mente de los hombres de hoy, como existieron en sus ancestros, bajo mil nombres y formas que las distintas culturas les han dado.

Sus formas son reflejo de los fenómenos naturales que nuestros ancestros percibían como divinos; las estaciones marcadas por el sol, las mareas y las lluvias marcadas por las fases de la luna. Los mismos fenómenos de crecimiento, efímera estabilidad y decrecimiento, para luego de una aparente muerte volver a crecer, estaban también presentes en la vegetación, en la fertilidad de mujeres y animales, y es el fundamento inconsciente de la certeza de la reencarnación. Hombre y mujer, macho y hembra, madre y padre, el motor de todas las cosas.

De allí surgen la Diosa y el Dios, la madre y el padre de todo lo vivo, gentiles y severos, a veces inexplicables en sus actos, pero siempre velando por sus hijos. Sus características ancestrales responden a aquellos símbolos que los representan; el sol y la luna.

El Dios nace, vive y muere cada año solar, en una eterna lucha de sí consigo mismo, cuyos puntos críticos ocurren en los Sabbats menores (equinoccios y solsticios). Su aspecto de Dios solar, o “niño divino”, está representado por Dioses como Bel y Lugh, Dioses de la luz, de lo visible. Su aspecto de Dios oscuro, o “señor del inframundo”, está representado por Dioses como Frey y Cernunnos, Dioses de la vegetación, de lo oculto.

La Diosa jamás muere, y cada mes es doncella, madre y anciana, en un ciclo eterno. Ella es madre, hermana, iniciadora, esposa y viuda del Dios a lo largo del año. Los Sabbats mayores marcan los puntos críticos de los ciclos pastoriles, regidos por el amor de los Dioses.

La Diosa presenta tres aspectos: Doncella, Madre y Anciana. Éstos marcan las tres mujeres que habitan en cada mujer, y los ciclos eternos de la Diosa, que ve pasar el tiempo pero nunca muere. En su aspecto de Doncella, es quien cuida aquello que nace y explora los Misterios de la Vida y la Muerte; en su aspecto de Madre, es quien asegura la continuidad de la vida en la Tierra; en su aspecto de Anciana, es quien asiste con su sabiduría a aquellos que se preparan para el gran viaje a la Tierra del Eterno Verano y quien realiza el milagro de traer vida nueva a donde nada queda.

El Dios presenta a su vez dos aspectos, el aspecto solar y el aspecto lunar. Es importante aclarar que los términos Luminoso y Oscuro no se refieren a cualidades morales, a bondad y maldad, sino a sus diferentes funciones en el ciclo de la vida. El Dios Luminoso es el encargado (junto a la Diosa, y a través de su unión con ella) de traer fertilidad a la Tierra y de velar por las cosechas, sacrificando su energía para que éstas lleguen a buen término. Es el guerrero, el patriarca, el mago, el poder de la razón. El Señor Oscuro es el encargado de guardar las puertas de la Tierra del Eterno Verano, donde se guarda toda la sabiduría de aquellos que han vivido, y donde éstos se preparan para renacer. Su Reino existe tras el velo que separa los mundos, y es el patrono del saber oculto y las artes adivinatorias. Es el ermitaño, el sacerdote, el brujo, el poder de los instintos. Ambos son uno, en constante lucha, en constante balance, como nuestra razón y nuestros instintos.

Estos son los Dioses de la Wicca, que encarnan en alguno de sus aspectos a todos los Dioses en la historia del hombre.

jue07ene

Magia con velas

Escrito en Conjuros, Magia

Magia simpática – Magia con velas

Como explicábamos en el número anterior, la base práctica de la magia simpática es “mostrar a la cosa qué debe hacer”, o sea, representar en el plano material mediante símbolos apropiados aquello que queremos que suceda, dejando a criterio de los Dioses la “forma” de llegar a ese fin.

La vela es un elemento que ha sobrevivido a la tecnología, increíblemente, ya que desde hace un par de siglos infinidad de inventos han logrado satisfacer de forma más efectiva las necesidades de iluminación del ser humano. Sin embargo, en cada casa hay al menos una vela, y todos recordamos la magia de los apagones de nuestra niñez, cuando a la luz de la vela todo se vuelve mágico, los contornos se suavizan, las formas parecen bailar… La simple luz de la vela tiene desde siempre asociaciones mágicas, propiciando el romance, el misterio, la inspiración artística, y el buen dormir!

Pero la vela como vehículo del fuego, la cera de su cuerpo, el algodón de su pabilo, tiene un significado mucho más amplio que la luz que produce. En el proceso de la combustión están presentes los cuatro elementos, operándose una transmutación de la materia en energía. La vela como ofrenda está presente en un sinnúmero de religiones y prácticas esotéricas, siendo también un objeto utilizado para invocaciones y exorcismos o “limpiezas”.

La magia simpática con velas nos permite una simbología más variada y personalizada que las cuerdas, ya que en ellas podemos realizar inscripciones, nombres, runas, que apunten al objetivo mágico. Yendo más lejos, podemos asociar una vela a una persona determinada relacionada con el trabajo mágico. Colocándola en una posición específica con respecto a otras velas, símbolos o elementos, pueden representarse acciones o situaciones. De más está advertir que intentar manipular personas de esta manera está muy lejos del código ético de los Wicca…

Cuando trabajamos magia, un pilar fundamental son las “correspondencias”, o sea, las relaciones que se establecen en el plano astral entre unos y otros elementos o características. En la magia con velas, el color juega un papel fundamental. En cuanto a la correspondencia de colores, existen infinidad de teorías, pero la mayoría coincide en asociar:

  • Intención – Colores
  • Proyección astral – Púrpura / amarillo
  • Belleza – Celeste / Rosado
  • Coraje – Rojo / amarillo / verde / marrón
  • Adivinación – Amarillo / plateado
  • Exorcismo – Negro / rojo / plateado
  • Fertilidad – Verde
  • Alegría – Rosado / azul / amarillo
  • Curación – Azul / rojo / verde / púrpura
  • Amor – Rosado / rojo
  • Suerte – Naranja / verde / azul
  • Pasión – Rojo
  • Poder mágico – Purpura / amarillo
  • Dinero – Verde / naranja / cobre
  • Paz – Azul / Rosado
  • Protección – Blanco / rojo / negro
  • Psíquica – Azul / amarillo / plateado
  • Sueños psíquicos – Azul / plateado
jue07ene

Opinión sobre la Wicca

Escrito en Esoterismo, Wicca

Muchas escuelas esotéricas resaltan las virtudes del vegetarianismo. ¿Qué opina la Wicca?

La Wicca como tal no tiene una postura al respecto, lo que sí puedo es brindar una opinión personal. Yo fui 100% lacto-vegetariana durante casi cuatro años. Mi vegetarianismo fue una decisión ética, más que la búsqueda de una mejor calidad de vida. Al día de hoy, ya no soy vegetariana. Por un lado, no puedo exigirle a mi organismo que siga mis posturas éticas aún a riesgo de perder en salud, y por otro lado, reflexionando seriamente acerca del tema ético, se me aparecieron unas cuantas incoherencias en mi postura que invalidaban el sentido ético del no comer carne. Primero, qué diferencia ética hay entre comer la carne de un animal y vestir su piel? Acaso no es necesaria su muerte para obtener ambas cosas? Entonces, qué hipocresía más grande predicar la no violencia hacia las vacas no comiendo su carne y comprarme una campera, zapatos y mochila de su cuero… Segundo, qué diferencia ética hay entre comer carne roja todos los días y comer pollo o pescado una vez al mes? No son ambos animales que se sacrifican para alimentarnos, sea una vez o mil veces? Yo me he encontrado con muchas personas que me dicen “yo no como carne, pero pollo y pescado si”. ?? Tercero, qué diferencia ética hay entre matar una vaca, cortar un árbol o aplastar una babosa? No son acaso todos animales, que tienen derecho a cumplir su ciclo, que no nos hacen ningún daño? Se podrá alegar que están en diferentes etapas de la evolución, la presencia o no de un sistema nervioso central, etc. etc., pero, existe REALMENTE una diferencia? Los monjes budistas saben bien que no existe tal diferencia, y respetan igualmente a animales, plantas e insectos. Cuarto, por qué considerar que el ser humano no es un animal como cualquier otro? La Naturaleza funciona según sus leyes desde antes que apareciera el hombre sobre la tierra, y la pirámide alimenticia existe y funciona, haciendo que se mantenga el balance en el planeta. El hombre con su acción la ha alterado, pero su esencia sigue intacta: los animales se alimentan de otros animales, insectos o plantas. Para ello ha sido diseñado su organismo, y de no cumplir con las leyes naturales, mueren. El ser humano, al igual que el cerdo, es un animal omnívoro, por más que los Hare-Krishna intenten demostrar lo contrario. Para su balance químico necesita de ciertos ácidos grasos (los 8 aminoácidos esenciales) que sólo están presentes en la grasa animal, y no son sustituibles por aceites vegetales. Quinto, nosotros que pretendemos “retornar a los orígenes”, no tenemos en cuenta que la historia de la humanidad se basó en la caza y luego la domesticación de ganado, junto con la agricultura? Nuestros ancestros honraban a aquellos animales que criaban y cuidaban, y agradecían su sacrificio en pos de la supervivencia del clan. Cuando llegaba el invierno, aquellos animales débiles o enfermos debían ser sacrificados, pues no podrían sobrevivir hasta la primavera, y gracias a ese sacrificio el clan podía llegar a la primavera. Una enorme parte del folklore pagano se basa en esta realidad, hasta el punto de que sus Dioses representan en su simbolismo más antiguo al Señor de la Caza y a la Señora de la Fertilidad. No creo que sea un abuso matar un animal para alimentarse, puesto que simplemente cumplimos con las leyes naturales, como animales omnívoros que somos. Sí creo que es un abuso matar o lastimar a un animal por diversión, como hace el cazador o pescador deportivo. Sí creo que es un abuso NO VALORAR el sacrificio de ese animal en pos de nuestra supervivencia.

jue07ene

Adentrarse en la Wicca

Escrito en Esoterismo, Magia, Wicca

Estoy interesado en la Wicca, pero en mi país no hay Covens visibles a los cuales acercarme, por lo que estoy pensando en reunirme con otras personas interesadas y formar uno, pero me está siendo difícil.

Imagino que es complicado poder reunir personas que estén interesadas en esto como más que una curiosidad exótica, por eso hay que darle tiempo al tiempo; por experiencia te digo, aparece mucha gente, de la cual la mitad desaparece, y es sano que sea así. Muchos están esperando encontrar en un par de horas la llave para la sabiduría, o bien elementos para ejercer poder sobre su entorno; quieren “hacer magia” y solucionar las cosas en un rápido un dos tres. Imagino que tu idea es formar un Coven sin jerarquías, sin un Sacerdote y Sacerdotisa que guien las prácticas (todos empiezan mas o menos con el mismo conocimiento y experiencia). Por experiencia propia, te aseguro que es lo mas difícil, y que el desgaste que provoca hacerlo en este momento no vale la pena. Quizá sea más sano constituir un grupo de estudio preparatorio, donde se reúnan para intercambiar información preparando la iniciación (esta etapa tradicionalmente toma un año). De esta manera se evitan los roces y los pequeños juegos de poder que se dan en todo grupo que arranca. Esos roces, trabajando en estas cosas, son bastante negativos. Si se contactan con un Coven (serio) lo mas probable es que les digan lo mismo, que los guíen en su etapa preparatoria y quizá les perimitan asistir a los Sabbats, para luego de la iniciación permitirles un rol mas activo. Desde mi humilde punto de vista, no hay nada más sano que investigar uno mismo, cuestionarse y responderse, y en todo caso después sí consultar a otro; nunca aceptar un “esto es así porque lo digo yo” y tener cuidado a la hora de elegir a alguien como guía (esa persona tiene que ser consciente de que su papel es meramente accesorio, que no se le suba la cosa a la cabeza).

jue07ene

¿Qué es la magia?

Escrito en Doctrina, Magia

Por magia podemos entender varias cosas, bastante diversas. En nuestro día a día, por ejemplo, atribuimos la palabra magia a aquello que posee cierto encantador misterio, aquello que nos brinda una sensación de hiperrealidad, de éxtasis, de vuelo. Desde tiempos inmemoriales se ha asociado la magia al amor, apuntando a la metamorfosis que el amor opera en el ser humano, a la sensación de euforia, de omnipotencia que se experimenta. En todo caso, se dice que algo tiene “magia” cuando nos saca de la rutina, cuando nos hace sentir cosas diferentes, cuando nos da alegría, cuando nos hace sentir eternos.

Existe a su vez la magia que practica el ilusionista, el prestidigitador. Se atribuye a estas ilusiones el término “magia” quizá debido a nuestra imposibilidad de comprender a primera vista la mecánica de los trucos que opera el ilusionista.

Y además, existe la otra magia, la Magia con mayúsculas, la que en inglés se llama “Magick” para diferenciarla de “magic”, la magia del ilusionista. (La letra “k” es la número 11 en varios alfabetos, y 11 es el número atribuido por la Kabbalah al mundo subterráneo, que debe ser conquistado por el Mago antes de ejecutar la magia – John Symonds/Kennet Grant)

Hemos oído hablar de Magia Natural, Magia Ceremonial, Magia Sexual, Magia con Velas, Magia Negra, pero… qué es lo que tienen en común? Qué es entonces la Magia?
Quizá la definición más acertada acerca de qué es la Magia fue la dada por Aleister Crowley:
“Magia es la Ciencia y el Arte de hacer que ocurra el Cambio en conformidad a la Voluntad”

En su libro “Magia en Teoría y Práctica”, Crowley cita algunos pasajes que resultan muy interesantes para definir de qué se trata la Magia Ceremonial:

“Magia es el Conocimiento más Elevado, más Absoluto y más Divino de la Filosofía Natural, avanzando en su labor y operaciones maravillosas con un correcto conocimiento de las ocultas e internas virtudes de las cosas; para poder aplicar Agentes correctos a los Pacientes adecuados, produciéndose extraños y admirables efectos. Cuando los magos son buscadores profundos y cuidadosos en la Naturaleza, ellos, por sus conocimientos, saben cómo anticipar un efecto, que a los vulgares esto parecerá un milagro”
La Goetia del Rey Salomón
“Cuando ocurre la magia simpática en su forma pura, inadulterada, se asume que en la naturaleza un suceso sigue a otro necesaria e invariablemente, sin la intervención de cualquier agente espiritual o personal. Así su concepto fundamental es idéntico con el de la ciencia moderna; todo el sistema es una fe, implícita pero real y firme, en el orden y uniformidad de la naturaleza. El Mago no duda que las mismas causas siempre producirán los mismos efectos, que la ejecución de una ceremonia adecuada acompañado de un conjuro apropiado, inevitablemente atenderán el resultado deseado, si sus encantamientos no son anulados por otras fuerzas más potentes de otro Mago. El no suplica a un poder o fuerza más elevada, él no busca el favor de ningún ser raro: él no se arrodilla delante de ninguna divinidad. Pero su poder, grandioso como él cree que es, no es arbitrario o ilimitado. El sólo lo puede aplicar mientras se mantenga dentro de las reglas de su arte, o a lo que se puedan llamar las leyes de la naturaleza como él las conciba. La negligencia en estas reglas, la rotura de estas leyes, incluso en las formas más diminutas, significa el fracaso, e incluso puede exponer al practicante con poca experiencia a los peores peligros.”
J.G. Frazer “The Golden Bough” (La Rama Dorada)

El Mago y el Brujo practican Magia, ambos dentro de un círculo, ambos limitados por su Ley, ambos utilizando instrumentos mágicos… pero hay varias cosas que los diferencian. Primero que nada, el Brujo es un seguidor de la Antigua Religión, un Sacerdote de los Dioses Antiguos; por ellos se guía, a ellos responde, y de su Poder se nutre. Segundo, el Brujo no trabaja con entidades invocadas, no busca ejercer dominio sobre las fuerzas de la Naturaleza; él busca conectar con ellas para comprender, para obtener ayuda. Tercero, el Mago debe seguir, por su propia seguridad, una serie de pasos y fórmulas estrictas; el Brujo se mueve con más libertad, y a la vez, su accionar está más restringido, pues actúa en conformidad con la Rede (“mientras no dañes a nadie, haz tu voluntad”)
Y la lista continuaría, pero eso excede mi conocimiento, mi capacidad… y quizá su paciencia

jue07ene

La ética de Wicca

Escrito en Magia, Wicca

El pilar fundamental de la ética Wicca es la Rede Wicca (“rede” significa “guía”). Al hablar de la Rede Wicca podemos referirnos a las ocho palabras finales del poema de Lady Gwen Thompson (“mientras no dañes a nadie, haz cuanto desees”) o bien a poema en su conjunto.

El mensaje ético de la Rede

Las ocho palabras de la Rede son la base fundamental del sistema ético de la Wicca. La Rede dice claramente “haz cuanto desees”, dirigiéndose directamente a nosotros, a nuestra voluntad de acción. Esto implica que debemos formar nuestra voluntad para saber hacia donde vamos y ser concientes de tener en nuestras manos las riendas de nuestro destino. El único límite a nuestra voluntad es la integridad de los demás, y la nuestra propia. Aunque la Rede no lo diga, el no dañar a otros también implica no dañarse a uno mismo.

Por lo tanto, el Wicca no cuenta con ningún código moral que juzgue sus deseos o acciones, ni le da soluciones a sus dilemas, ni perdón por sus errores, sino que tiene su libre albedrío para tomar sus decisiones a cada momento. Somos conscientes de que seguir este principio resulta casi imposible, por lo que debemos tomarlo como una aspiración, como un marco de referencia para nuestras acciones. Muchas veces dañamos a otros sin ser conscientes de ello. Además, en muchas situaciones se nos plantea el tener que elegir entre dañarnos a nosotros mismos o dañar a otros.

La Rede también nos dice, “La Ley Triple debes recordar; Tres veces para bien, tres veces para mal”; el Wicca adhiere a esta Ley aceptando hacerse responsable por triplicado de las consecuencias de sus actos y decisiones.

Asimismo, la Wicca maneja un conjunto de códigos éticos que rigen el trabajo mágico:
– La Rede Wicca: mientras no dañes a nadie, haz cuanto desees
– Principio de No Intervención: no utilizar la magia de ninguna forma que implique interferir con la voluntad y libre albedrío de los demás
– Principio de No Transacción: no aceptar dinero o compensación económica de ninguna clase por la realización de trabajos mágicos en favor de terceras personas
– Principio de Proporción: no utilizar la magia para obtener aquellos fines que puedan ser alcanzados por medios no mágicos

jue07ene

Tradiciones de Wicca

Escrito en Magia, Wicca

Tradiciones Wicca

En la Wicca, llamamos “tradición” a una corriente que se caracteriza por adorar un determinado panteón de divinidades, intentar recrear una cierta cultura, practicar sus ritos de una cierta manera, o simplemente intenta diferenciarse de las corrientes ya existentes. Si bien el término se refiere en su sentido literal a una corriente de larga data y de transmisión ininterrumpida, esta definición no se aplica a la realidad de las tradiciones de Wicca. Una tradición puede ser fundada en cualquier momento, y efectivamente, la mayoría de ellas son de fundación relativamente reciente.

Wicca Tradicional

Está basada en las enseñanzas de Gerald Gardner. Tiene una estructura de coven y cada coven puede trazar su genealogía hasta el propio Gardner. Hay derivaciones de la tradición Gardneriana, como la Wicca Alexandrian, Dianic, Tanic y Georgian. Muchas de estas tradiciones fueron creadas en los 60’s, y si bien sus rituales, costumbres, mitos y simbolismo pueden diferir, todas siguen principios comunes; las leyes del Arte. Las tradiciones de la Wicca usualmente se basan en la cultura particular que las originó o que se intenta revivir.

Otras formas de Wicca

Una forma más reciente de Wicca se ha desarrollado desde los 70`s, con una estructura y práctica más laxa. Sus practicantes pueden seguir una mezcla de varias creencias eclécticas paganas o no paganas. Algunos han formado nuevas tradiciones o covens propios, con o sin un sistema de grados, y han escrito sus propios libros de sombras. Muchos son practicantes solitarios, que practican sus creencias y formulan rituales a su manera.

mar05ene

Los Ritos

Escrito en Conjuros, Magia

Cuando hablamos de Rito o Ritual nos referimos a un conjunto de reglas y procedimientos para celebrar el culto y las ceremonias religiosas. Para el Wicca existen ciertos rituales estándar: Sabbats (mayores y menores), Esbats (de luna llena o de cualquier fase lunar) y Ritos de Pasaje (Handfasting, Handparting, Wiccaning, Requiem, Dedicación, Iniciación).

Los Sabbats

A grandes rasgos, los Sabbats Mayores se refieren a los puntos clave de los ciclos estacionales agrícolas, mientras que los Sabbats Menores se refieren a los puntos clave del ciclo solar. Existen 8 sabbats en el año, que siguen una temática cíclica referida a los Dioses y se festejan cada año en fechas relativamente fijas.

Los Esbats

Existen 13 esbats (de luna llena) en el año, de carácter lunar y focalizados en la Diosa, cuando generalmente se realiza el trabajo mágico y el aspecto social del Coven. Aquí tiene lugar el rito conocido como “Bajar la Luna”. También pueden celebrarse en las otras tres fases lunares, de acuerdo a la intención del trabajo mágico que se realice o el aspecto de la Diosa con el que se desee conectar.

Los Ritos de Pasaje

Se llaman de esta manera puesto que reflejan un cambio en el status interno y social de quien los protagoniza. Acompañan la evolución espiritual y vital del ser humano, desde su nacimiento hasta su muerte. Para conocer más, siga los enlaces que aparecen al final de esta página.
Para realizar sus ritos, el Wicca trabaja dentro de un Espacio Sagrado; el Círculo Mágico.

El Círculo Mágico

La figura del círculo ha acompañado la espiritualidad del hombre desde tiempos inmemoriales. El círculo es el símbolo universal de la armonía, de lo perfecto, de lo que es completo en sí mismo, de lo que no tiene principio ni fin. La fórmula de la circunferencia, el valor de pi, era uno de los tantos misterios que los maestros de las escuelas iniciáticas revelaban a los iniciados. La serpiente ouroboros, que muerde su cola, es también un círculo, representando el infinito, la circularidad del tiempo. Asimismo, el Universo podría representarse como un círculo, o mejor dicho, una esfera. Diversas tradiciones mágicas y filosóficas han utilizado el círculo para delimitar un espacio sagrado, un “mundo entre mundos” que no pertenece al más acá ni al más allá. Los magos ceremoniales, y nosotros los Wicca, somos herederos de una tradición que se remonta a la prehistoria de la humanidad.

¿Para qué trazamos el círculo?

Para marcar un espacio sagrado, un espacio entre mundos, donde pueden ocurrir cosas extraordinarias (en el sentido de “fuera de lo común”) y donde son bienvenidos los dioses y las entidades que se convoque. El hecho de marcar ese espacio sagrado (lo que algunas tradiciones llaman “erigir el templo”) ya implica un cambio de estado de conciencia, un salirse del estado normal para sintonizar con otras vibraciones. Para proteger ese espacio, y todo lo que en el se encuentra, de cualquier presencia o energía perturbadora del exterior. Para concentrar el poder generado en el ritual o trabajo mágico, evitando que se disperse, y poder enfocarlo al motivo de ese ritual o trabajo. Por estas tres cosas, el círculo es importante a la hora de trabajar con magia o simplemente abrir nuestra conciencia a fuerzas divinas.

¿Qué tipos de círculo trazamos?

Para la celebración de sabbats, esbats u otro tipo de rituales grupales se traza un círculo grande, de unos 3 metros de diámetro. Para meditaciones o prácticas solitarias es mejor trazar un círculo más pequeño, lo suficiente para moverse cómodamente y abarcar los instrumentos que se utilice. Cuando se trabaja al aire libre, la consagración y limpieza del área de trabajo no es demasiado importante; sí lo es cuando se trabaja en un lugar cerrado (en una casa o edificio) que suele estar más cargado de vibraciones diversas. La consagración y limpieza es fundamental cuando se trabaja con magia, ya que es una actividad que atrae bastante a las presencias circundantes, y aún más cuando se absorbe energía divina para luego dirigir hacia el objeto del trabajo.

¿Cómo trazamos el círculo?
Varias teorías, muchas contradicciones… En general, el círculo se orienta hacia los puntos cardinales, colocando una vela en cada uno, que se atribuye a cada elemento. El círculo se marca en el suelo, con tiza, o piedritas, o una cuerda, o lo que a uno le venga en gana, tratando de mantener una forma armónica. Las velas quedan del lado de afuera. El altar se coloca o bien al norte, o al este, o en el centro, depende de la tradición que se siga. Las atribuciones de los puntos cardinales varían enormemente de tradición en tradición; no hay que olvidar que es una religión que viene del hemisferio norte, donde los vientos son diferentes, y el movimiento aparente del sol es al revés que en el hemisferio sur. La estructura más generalizada (para el hemisferio norte) es: tierra al norte, fuego al sur, aire al este, agua al oeste. Esto se basa en el movimiento del sol, en el sentido de las agujas del reloj, desde el aire al agua. En este punto, lo mismo que digo siempre; como uno sienta que es correcto. Es ese sentir lo que hace que funcione.

¿Cómo lo consagramos?
Recorriendo el círculo con el agua con sal, el incienso y la vela, pidiéndoles a esos elementos (agua y tierra, aire y fuego) que lo purifiquen e impidan que nada entre y nada salga.

lun30nov

La fe en la magia

Escrito en Breves, Doctrina, Magia

La fe es lo básico en cualquier practica de magia, si no tienes fe en algo no lograras hacer nada, la fe hace crecer tu espíritu, tu confianza, tus creencias, tu ser, tu karma, la fe no es algo que se obtiene cuando uno quiere, para tener una fe verdadera te lleva tiempo, una de las cosas mas importantes en la magia es tener paciencia, si estas apurado por enamorar a alguien o tener dinero, y realizas un hechizo sin tener idea de nada lo mas probable es que no te resulte, y si te llega a resultar será por todas las ganas que tenías de que esto sucediera, sería por toda la fe que tienes en el hecho, pero no tendrías la fe que necesita la magia, por lo que tu terminarías muy mal, y el efecto de tu magia se deshacería o sería muy fácil de quitar. La fe es la base para tu magia, así lo explica un refrán que dice “la magia que se hace sin fe, es lo mismo que una metralleta de juguete que dispare balas de papel…“.