Entradas con la categoría ‘gemología’

jue24dic

Los siete rayos en la tradición

Escrito en astrologia, gemología

En los tratados tradicionales, no litúrgicos, se describe siempre un ordenamiento de estas energías en la escala del siete, en correspondencia con los siete planetas conocidos desde la antigüedad, aquellos que emiten luz y pueden ser observados a simple vista, incluyendo al Sol y la Luna.

Es curioso conocer hasta donde está arraigada esta escala del siete en la conciencia y la percepción humana. Existe una relación con la descomposición de la luz en siete colores, de la música en siete notas o de la semana en siete días. Pero es más asombroso comprobar como En otras áreas de los sentidos se mantiene esta ley del siete; con el sabor se pueden gustar siete sabores genuinos, a saber; dulce, salado, picante, amargo, agrio, ácido y rancio. Con el tacto ocurre igual, se pueden percibir siete tactos; caliente, frío, húmedo, blando duro, suave y áspero. Con el olfato se pueden percibir siete olores primarios; alcanfor, floral, mentolado, almizcle, ágrio y fétido.

El impacto que esta escala del siete en las culturas donde ciencia y religión formaban una sola unidad, creó un formato combinatorio que unía lo terrenal con lo celeste, apareciendo as¡ pero con diferentes nombres las leyes de correspondencias astrológicas o la doctrina de los siete rayos de la que nos serviremos para relacionar y clasificar los diferentes ” tonos ” o ” notas ” de la escala vibratoria de las gemas.

Estas siete vibraciones elementales, desarrolladas en la ley de Los Siete Rayos en las doctrinas culturales y religiosas originarias de oriente, tienen relación con los siete Dioses o los siete ángeles. (Aquí es necesario advertir que estamos tratando un tema fronterizo entre la ciencia y la religión, con un fuerte rechazo por parte de ambas disciplinas).

Para las culturas sabeistas, que es donde se originan estos conocimientos, el concepto de dioses o ángeles, es semejante a la idea de seres luminosos y brillantes que influyen sobre la vida humana; no puede ser casualidad que la palabra ” dios ” provenga de la raíz sánscrita ,”div”, que significa celeste, luminoso, brillante, o que la morada de los dioses y de los ángeles esté situada siempre en los cielos.

A falta de una mejor comprensión de las influencias naturales provenientes del cielo, el ser humano, a lo largo de su historia a identificado con lo divino o angelical, aquello no ha sido capaz de explicarse de manera racional.

Aún en nuestros días podemos encontrar publicaciones especializadas en las gemas, que hablan en términos de atribuciones divinas o angelicales, dándoles una connotación religiosa o esotérica. como es el ejemplo de la revista Odissey, publicada en la República Sudafricana, donde se refieren en este sentido a las propiedades de las gemas, relacionándolas con los siete rayos antes citados y envolviéndolas con un matiz típicamente religioso o esotérico del cual pretendo apartarme, tratando de llegar a una explicación del fenómeno lo más racional posible.

Para ello desmitificaremos los siete Rayos y los tomaremos como las siete vibraciones elementales conocidas, los asociaremos con los siete colores del espectro de la luz y hablaremos en términos de equilibrios de energías radiantes o de gemas de colores como elementos condensadores de ciertos tipos de energía. La utilización del formato de los Siete’ Rayos, hará fácil, comprensible y operativo la clasificación de las gemas en esta primera parte.

sáb19dic

Desequilibrios de energías astrológicas

Escrito en astrologia, clasificacion, gemología

Con esta información tradicional y básica sobre los efectos probables de las gemas, tan solo nos falta saber cuando es conveniente recomendar un tipo u otro de gemas, para ello se desarrollará a continuación la manera de percibir y equilibrar la falta o el exceso de una de las siete energías en cada uno de los casos a tratar.

Insuficiencia de Sol

La falta de energía solar o del primer Rayo en un individuo se percibe como una disminución en la energía vital, un aminoramiento en la resistencia a las enfermedades, un deterioro paulatino de la vista, y en los hombres, una disminución en el porcentaje de espermatozoides en el líquido seminal. Psicológicamente se aprecia una pérdida en la confianza en sí mismo, escasez de entusiasmo en la vida, deterioro de las facultades creativas, voluntad endeble, y una carencia de dignidad que va en detrimento de la personalidad. En lo social disminuyen las relaciones con los demás así como un menguado magnetismo personal. Para reequilibrar Esta insuficiencia de energía solar, tradicionalmente se recomiendan el uso de gemas del primer Rayo, es decir, de tonalidades amarillas o doradas como el CITRINO, ÁMBAR, ZAFIRO AMARILLO, TOPACIO etc. Este ultimo es muy apreciado en los países nórdicos donde desde tiempos antiguos se ha usado para compensar la insuficiencia de irradiación solar. Desde la pérdida o el abandono de las viejas costumbres se destaca un brutal descenso en el porcentaje de espermatozoides en estas etnias nórdicas.

Insuficiencia de Luna

La escasez de energía lunar o del segundo rayo, merma las facultades emocionales, disminuye la receptividad, reduce el grado de sociabilidad, dificulta las manifestaciones sentimentales y se percibe como un estado general de ánimo lleno de altibajos o con arranques de mal humor. En lo físico pueden aparecer disfunciones digestivas de origen psicosomático y en las mujeres una falta de fecundidad o una disminución en la secreciones lácteas, siempre de origen psicosomático. En lo social se observan dificultades para relacionarse con el medio familiar, con El publico o con la gente en general. Para estos casos se recomienda el uso de gemas del segundo rayo o de tonalidades blanquecinas o lechosas como el CUARZO BLANCO, PERLAS, CORAL BLANCO, ADULARÍA, y todas las que tenga Estas tonalidades. Cabe resaltar que en todos los países y desde muy antiguo existe la costumbre de regalar este tipo de gemas a las novias, con la finalidad de mejorar su fecundidad, acrecentar el sentido de la protección maternal y ayudar a asumir la nueva situación familiar.

Insuficiencia de Mercurio

El descenso de energía mercurial o del tercer Rayo afecta directamente al sistema nervioso y al cerebro, debilitándolo y produciendo atonía general. Pueden percibirse disfunciones intestinales de origen nervioso, insuficiencia respiratoria, predisposición a las alergias, mala coordinación motora y debilidad en los ligamentos y tendones. Psicológicamente disminuyen las facultades mentales concretas y se nota una merma intelectual, disminución en el sentido de la lógica, dificultades expresivas, como tartamudez, falta de argumentación y carencia de ingenio, merma en las facultades psíquicas, manuales y escasez o retardo de reflejos. Socialmente malas relaciones con la gente joven y p‚simas relaciones comerciales. Para mejorar Esta insuficiencia energética se recomienda el uso de gemas multicolores, anaranjadas y la gama de grises como el ÁGATA GRIS, OJO DE TIGRE, OJO DE GATO, OJO DE BUEY, CORNALINA, etc. Esta ultima era llevada por los mensajeros reales para que les permitiera expresarse mejor y con claridad.

Insuficiencia de Venus

La reducción de energía del cuarto Rayo o de Venus, disminuye considerablemente la capacidad de seducción, deteriora las manifestaciones afectivas románticas, reduce las emociones sentimentales, endurece el carácter, entristece, suprime los rasgos alegres y la simpatía personal, produce un rechazo hacia los espectáculos y divertimentos, deteriora o anula el sentido artístico o estético y genera malos modales y agresividad. En lo físico puede producir afonías de origen psicosomático , insuficiencia renal y problemas en los órganos sexuales femeninos. Para contrarrestar Esta carencia se recomienda el uso de gemas del cuarto Rayo, es decir, de tonalidades verdes, rosas o pasteles y delicados como el CUARZO ROSADO, CRISOPRASA, OLIVINO, AMAZONITA, ESMERALDA etc. Esta ultima es la gema de la seducción y la simpatía, curiosamente empleada en el anillo papal.

Insuficiencia de Marte

La escasez de energía del quinto rayo o Marte se reconoce por una fuerte inhibición de la libido, falta de dinamismo. timidez, debilidad de carácter, pesimismo, des ánimo, depresiones, deterioro del impulso vocacional, dificultad en la toma de decisiones etc. En lo físico pueden aparecer frecuentes dolores de cabeza, disminución en el numero de glóbulos rojos, deterioro de la fuerza muscular, y en los hombres puede afectar a su potencial sexual. Para estos casos se recomienda el uso de gemas de tonalidades del rojo al granate o con componentes magnéticos como el GRANATE, RUBÍ, ESPINELA, HEMATITES, MAGNETITA, etc. Esta ultima se puede adquirir en farmacias con el sobrenombre de ” Magnedol ” y se usa para aliviar los dolores de cabeza y musculares.

Insuficiencia de Júpiter

La insuficiencia de energía del sexto Rayo o Júpiter se percibe como una falta del sentido de la justicia y de la equidad, disminución de la conciencia moral, reducción de las facultades abstractas y creadoras, insatisfacción general, demanda de privilegios, pérdida de la jovialidad, ausencia de condescendencia con los demás, pereza , falta de templanza y de benevolencia. En lo físico afecta directamente a las funciones hepáticas pudiendo facilitar el desarrollo de enfermedades degenerativas o infecciosas en este órgano. En lo social reduce los beneficios económicos y los privilegios sociales. Esta insuficiencia se puede reequilibrar con el uso de gemas de tonalidades azules o transparentes como el CRISTAL DE ROCA, ZAFIRO AZUL, CIRCON TRANSPARENTE, LAZULITA, LAPISLÁZULI, etc.

Insuficiencia de Saturno

La merma de energía del séptimo Rayo o Saturno disminuye el sentido práctico, reduce el realismo conservador, deteriora el instinto de seguridad, debilita el sentido de la responsabilidad, aminora la firmeza de carácter, la paciencia y las facultades creativas concretas. A nivel físico debilita el bazo y permite el crecimiento óseo desordenado provocando reumatismo degenerativos. Para estos casos se recomienda el uso de gemas de tonalidades oscuras” negras y plomizas como el AZABACHE, ÓNIX NEGRO, OBSIDIANA, CORAL NEGRO, etc. Estas gemas son muy recomendables para la tercera edad, pues previene de los reumatismos degenerativos.

Exceso de radiaciones

Como contrapartida el exceso de cualquiera de las siete radiaciones se dejar notar por el efecto contrario y podrá ser contrarrestado con el uso de gemas de colores complementarios en casi todos los casos. Pasaremos ahora a reconocer como se perciben estos excesos.

Exceso de Sol

Un exceso del primer Rayo o Sol se percibe como una exageración en la energía vital, desproporción en la confianza en sí mismos, fuerte necesidad de reconocimiento, de brillar por encima de los demás, orgullo y amor propio desmedidos y una importancia personal que puede acabar por colapsar el corazón de quién padece esta desproporción. Para equilibrar este exceso son muy útiles las gemas de tonalidades violáceas o amoratadas como la AMATISTA, ESPINELA MORADA, TANZANITA VIOLETA, etc. la mejor de todas es quizá la AMATISTA-CITRINO de transición, donde en la misma gema se combinan el color amarillo y el morado.

Exceso de Luna

Un exceso del segundo Rayo o Luna se nota por una desproporción en las manifestaciones afectivas y sentimentales, imaginación desbordante, sociabilidad pegajosa y exageraciones alimenticias o buen aprovechamiento de los alimentos por el organismo lo que provoca obesidad y sus complicaciones físicas y psíquicas. Esta desproporción se corrige utilizando gemas combinadas de color negro y rojo, o del cuarto y séptimo Rayo en conjunto, el RUBÍ, ESPINELA; GRANATE, MAGNETITA, HEMATITES, AZABACHE, CORAL NEGRO, ÓNIX NEGRO; etc. Esta cualidades se reúnen en la RODONITA” donde se combinan el negro y la tonalidad rojiza.

Exceso de Mercurio

Una superabundancia de energía del tercer rayo o Mercurio provoca una curiosidad insaciable y a veces malsana, necesidad de hablar más allá de lo razonable, sentido critico desproporcionado y un Estado general de ánimo demasiado nervioso. En lo físico puede acabar afectando al sistema nervioso” m‚dula espinal, inflamaciones del nervio ciático, desviaciones en los discos intervertebrales, inflamaciones de ligamentos, etc. Para estos casos se recomienda el uso de gemas del sexto Rayo o Júpiter, de tonalidades azuladas o transparentes como el CRISTAL DE ROCA, LAPISLÁZULI, ZAFIRO AZUL, LAZULITA, etc.

Exceso de Venus

Un exceso de radiaciones del cuarto Rayo puede provocar una exagerada preocupación por la apariencia externa, por los buenos modales, necesidad desmedida de asistir a espectáculos, diversiones, ceremonias y celebraciones, gastos superfluos o innecesarios, y en las mujeres uso exagerado de cosméticos o una imperiosa necesidad de ir a la ultima moda. En los hombres se puede apreciar un afeminamiento inadecuado. Estas desviaciones pueden corregirse utilizando gemas del quinto Rayo o Marte como el RUBÍ, ESPINELA, GRANATE, HEMATITES, CORAL ROJO, etc. Pero una de las mejores es el HELIOTROPO y cierto tipo de TURMALINA donde se combinan el rojo con el verde.

Exceso de Marte

La desproporción de energía del quinto rayo Marte se percibe como un genio dominante, carácter irritable y excitable, una din mica de vida exagerada, exceso de bullicio y demasiada importancia a la fuerza personal. Como resultado de Estas actitudes se pueden producir cíclicamente fuertes dolores de cabeza y musculares que acaban agotando la energía vital. En las mujeres puede provocar una masculinización de carácter las más de las veces indeseable. Este exceso puede corregirse utilizando gemas del cuarto Rayo o Venus, de tonalidades verdes, rosas, o de tonos apastelados, como la ESMERALDA, CUARZO ROSA” TURMALINAS APASTELADAS, OLIVINO etc.

Exceso de Júpiter

Cuando existe una superabundancia del sexto Rayo o Júpiter se aprecia un exceso de plétora, una jovialidad pastosa y unos impulsos lascivos que acaban provocando inconvenientes con el entorno social. También puede apreciarse derroches económicos y excesivos privilegios sociales. a la larga pueden manifestarse físicamente como gota, hemiplejía, flebitis etc. Este exceso se puede corregir utilizando gemas del tercer Rayo o Mercurio, de tonos multicolores, grises o anaranjadas como el ÁGATA GRIS, ÓPALO DE FUEGO, CORNALINA etc.

Exceso de Saturno

Por ultimo la desproporción en el séptimo Rayo se notar un superávit de resonancia saturadora, como un exceso del realismo conservador, exagerado sentido de la responsabilidad, temor a perder los bienes materiales, ahorro desmedido que puede caer en la avaricia o la usura. En lo físico se puede producir un crecimiento excesivo en los huesos o en los cartílagos como nariz muy desarrollada, espalda encorvada o cuerpo manifiestamente osificado. para contrarrestar este exceso se recomienda el uso de gemas del segundo Rayo de tonos blanquecinos como el CORAL BLANCO, CUARZO LECHOSO, ADULARÍA, etc.

vie18dic

Aplicaciones Astrológicas de las Gemas

Escrito en astrologia, gemología

Las gemas como medicamentos astrológicos.

Las gemas son a la Astrología, algo parecido a lo que son los medicamentos para la medicina. Aunque el diagnóstico médico es importantísimo para la práctica médica, de no existir los medicamentos, la medicina se convertiría en ciencia temible que tan solo seria útil para predecir el desarrollo de las enfermedades y no tendría elementos curativos. Algo así viene ocurriendo con la Astrología, en la que impera amargamente su aspecto de diagnostico o de previsión, provocando la más de las veces la sensación del más oscuro determinismo.

Pero al recuperar el uso de las gemas, la astrología, ya no es solo una técnica predictiva o de descripciones caracterológicas, con las gemas, esta vieja ciencia, se transforma en una herramienta muy útil para corregir desequilibrios, contrarrestar carencias, subsanar deficiencias, neutralizar excesos, aligerar tensiones y redistribuir las energías en el cuerpo psíquico o energético del ser humano, creando nuevas posibilidades en la leyes del “azar”.

La astrología como guía y calendario.

A través de la Astrología se nos muestra el plano o la ruta de nuestra existencia, un tema natal, (o un horóscopo, como es su verdadero nombre) es como una guía cartográfica con calendario y reloj incluido. El tema natal nos desvela nuestra fortaleza y nuestras debilidades, nuestras capacidades expresivas, nuestras afinidades electivas, los avatares de nuestro destino, nuestros sueños dorados, nuestras metas y todo un largo etcétera que va tejiendo la vida humana.

La diferencia entre esa guía y nuestro estado actual, no es un error de la Astrología, como no es fallo del calendario el realizar una siembra a destiempo. La diferencia entre el estado ideal y el real, hay que buscarlas en dos causas fundamentales; en primer lugar es el fruto de nuestra libertad, de nuestra exquisita libertad de equivocarnos; y en segundo lugar, de la influencia del medio y de los demás. – Ocurre igualmente con nuestro estado de salud, una cosa es el estado ideal de salud y de fortaleza física que podríamos alcanzar con una vida ordenada, y otro, es nuestro estado físico real, que a causa del abandono, el desorden, la dejadez, las influencias alimentarias de nuestro medio y nuestros errores; nuestro cuerpo adopta el aspecto físico que tenemos y provoca el estado de salud que disfrutamos o padecemos, la mayoría de las veces alejado del estado ideal y posible.- Con nuestro psiquismo sucede de igual manera, una cosa es el estado psíquico ideal, que nosotros y conocemos y otro el estado psíquico en el que nos encontramos en realidad.

En Astrología se aprecia algo similar, a causa de nuestros errores y de la influencia de otros se provoca un distanciamiento de nuestros objetivos o nuestras metas. El alejamiento o separación de nuestros objetivos son el foco central de las causas por las cuales el individuo se siente infeliz o insatisfecho, por ello desde la Astrología asociamos la infelicidad y la insatisfacción al grado de incumplimiento de nuestro destino natural. La infelicidad o la insatisfacción no son más que la distancia entre lo que se puede ser o sentir y lo que se es o se siente en realidad.

Técnica gemoastrológica.

En este trabajo se pretende presentar una técnica gemoastrológica de reorganización de las energías cósmicas que inciden en nuestra existencia, una ayuda para el reordenamiento del destino personal, una reorientación activa, es un intento artificial para recuperar la armonía con los ciclos celestes.

Romper con el determinismo.

Para muchos astrólogos este intento de cambiar o corregir el destino y el psiquismo, es un acto de libertad utópico, sin embargo también se puede decir que cualquier destino es utópico, que el destino o los condicionantes deterministas solo son un proyecto o ficción ideal que las mas de las veces no se cumple. La visión determinista de la astrología se comporta como un encarcelamiento planificado, como un abandono de las esperanza de libertad y realización. El determinismo astrológico es la resignación del preso sin esperanzas, es la parte oscura de la Astrología. Con la aplicación astrológica de las gemas romperemos con esa sumisión nefasta y buscaremos una salida a la libertad de ser uno mismo en armonía con el Todo.

Las gemas como artificios correctores.

Se nos puede argumentar que el uso de un artificio es algo antinatural y de dudoso provecho, pero ese mismo argumento se utilizaba para retraer el uso de las lentes correctoras de cristal. Es posible que el uso de lentes sea un artificio antinatural, pero el que tiene mala vista, corrige su visión y modifica su destino. Un miope tiene un mundo muy reducido, pero cuando utiliza lentes su mundo se expande, su visión va mas allá y su percepción con el exterior se amplifica; es tan intenso e importante el cambio de vida que vale la pena usar del artificio. Hoy día el que tiene mala visión y no usa lentes vive en pleno estado de estulticia. El uso adecuado de las gemas se puede equiparar en este sentido al de las lentes correctoras.

Podemos imaginar lo que ocurriría, en un mundo donde las recetas de medicina o la decisión de utilizar lentes correctores estuviera en manos no profesionales e ínfimamente formadas. Esto es lo que ocurre en la actualidad con el uso de las gemas, de semejante caos no se pueden esperar buenos resultados. Los medicamentos deben recetarlos los médicos, las gafas los oftalmólogos y las gemas los astrólogos. La función del gemólogo se corresponde con la del farmacéutico o la del óptico.

Las gemas en sintonía con las estrellas.

Para entender como operan las gemas es necesario recordar la hipótesis astrológica, donde el ser humano no termina en su piel, sino un poco más allá, formando una burbuja o un capullo de energía enlazada con las estrellas. El mandala astrológico que usamos los astrólogos no es más que una translación de esa esfera a un plano bidimensional y operativo.

La característica esencial de las estrellas, es la emisión de radiaciones en forma de luz y magnetismo, mientras que la particularidad de las gemas es su capacidad de retener la luz o ser magnéticas. Así como en un vaso se puede contener un líquido, en una gema se retiene luz o magnetismo. Hablando de la luz en términos físicos, cada cuerpo cristalino tiene una capacidad constante de esa cualidad de retención lumínica. La luz es desviada en el interior de las gemas, como la imagen de una cañita introducida dentro de un vaso de agua. Esta desviación es proporcional a la disminución de la velocidad de la luz. De esa manera, se conoce el índice de refracción, es decir, su capacidad de retención lumínica. Sabemos que la velocidad de la luz en el aire, es de unos trescientos mil kilómetros por segundo, mientras que en el interior del diamante, se reduce a menos de ciento veinticinco mil, por lo que su potencial de retención de luz es altísimo. Este fenómeno ocurre con todas las gemas y es muy conocido por los científicos punteros. El rayo láser es un aprovechamiento de las cualidades del rubí y las pantallas solares de los modernos satélites artificiales se pueden considerarse como las joyas mas grandes jamás construidas por el hombre, pues están compuestas por finas gemas de cuarzo. – Con estos ejemplos queda aclarado el potencial natural de las gemas.-

Las gemas son también análogas a las estrellas, porque emiten vibraciones luminosas en longitudes de onda similares, por ello, al sintonizar con las estrellas, cumplen la función de ampliar o activar vibraciones emitidas por estos lejanos astros, son como antenas, que al sintonizar con las estrellas las activan y nos permitirán trabajar con ellas utilizando todo el bagaje de la Astrología.

Universo personal, planetas, signos, casas y aspectos.

La visión astrológica del universo personal, con su sistema de planetas, signos, aspectos y Casas, nos permite deslindar los diferentes sectores de la vida de una persona. La estrella con la que cada piedra sintoniza, nos indica el punto astrológico desde el cual emite; el lugar exacto del tema natal que activa, la longitud zodiacal, el signo , los aspectos que forma y la Casa en la que opera.

Por otro lado gemas y minerales ( independientemente de su asignación por estrella ) poseen una analogía, una relación de semejanza vibratoria con uno o varios tipos de energía planetaria conocida por los astrólogos, una semejanza por correspondencia, que se utiliza para la mejor compresión de los efectos que cabe esperar de ciertas gemas. Las gemas no tienen nada que ver con los planetas en sí, se utilizan los nombres de los planetas por ser energías análogas conocidas, la similitud planetaria nos servirá como referencia de las cualidades naturales, de la manera variable y determinada de actuar, en suma , de su carácter particular.

vie18dic

Propiedades de las gemas

Escrito en Amuletos, clasificacion, gemología

Para desarrollar esta primera clasificación de las gemas, solo nos falta conocer las propiedades generales de cada uno de los grupos de los Siete Rayos, que quedan como sigue:

Gemas del primer rayo

Las gemas del primer Rayo o Sol, aumentan la energía vital y la autoestima, activan la voluntad, acrecientan la confianza en uno mismo, incrementan el entusiasmo, desarrollan la creatividad, acentúan la ambición, mejoran las capacidades de organización, fortalecen la personalidad, dignifican y refuerzan el prestigio personal, aumentan las manifestaciones generosas, ayudan a sobrellevar las pruebas y dificultades de la vida y favorecen las perspectivas de ascenso en la vida. En el plano social facilitan la aproximación a personajes bien situados, ayudan en las relaciones con jefes o superiores y aumentan el carisma personal. En el plano físico, incrementan la resistencia a las enfermedades, protegen de las enfermedades coronarias, mejoran la vista, y en los hombres incrementan el porcentaje de espermatozoides en el liquido seminal.

Gemas del segundo rayo

Las del segundo Rayo o Luna, activan las facultades emocionales, acrecientan la imaginación, mejoran el estado general de ánimo eliminando altibajos y permitiendo una mejor manifestación de los afectos, aumentan la receptividad y el magnetismo personal y acentúan la sociabilidad. En las mujeres incrementan la fecundidad, acrecientan el sentido de la protección maternal y previene de los problemas en los senos. En ambos sexos, amplifica las cualidades psíquicas extra sensoriales. En lo social permite una mejores relaciones con el mundo femenino, con el publico o con la gente en general. En lo físico fortalecen el aparato digestivo y el sistema nervioso simpático, defendiéndolo de las alteraciones emocionales y permitiendo una mejor secreción interna.

Gemas del tercer rayo

Las del tercer Rayo o Mercurio, operan sobre el sistema nervioso y el cerebro. Acrecientan el sentido de la lógica, mejoran las facultades mentales concretas, acentúan el ingenio y las percepciones de medida y orden, facilitan todo tipo de expresión intelectual, ayudan a manifestarse y explicarse con claridad, incrementan las habilidades psíquicas y manuales, y refuerzan la argumentación y la agudeza mental. En lo social, mejoran las relaciones de tipo comercial o las que conlleven intercambios, también facilitan el trato con gente joven, intelectuales o viajantes. En lo físico, mejoran los reflejos y la coordinación motora, alivian de las alergias que inciden sobre el aparato respiratorio, fortalecen los ligamentos y tendones, y ayudan a mejorar de las disfunciones intestinales de origen psicosomático.

Gemas del cuarto rayo

Las gemas del cuarto Rayo o Venus, mejoran las manifestaciones sentimentales de índole romántico y las emociones afectivas. Refuerza la capacidad de seducción, aumentan el encanto personal, acentúan el grado de simpatía y añaden atractivo. Amplifican el sentido de la condescendencia y los buenos modales, acrecientan el sentido artístico y estético. En lo social pacifica las relaciones !con los demás permitiendo llegar a acuerdos o hacer las paces. Facilitan las situaciones de diversión, amor y juegos permitiendo el goce de los sentidos. Por otro lado propicia las relaciones con el mundo artístico y sus gentes. En el plano físico protege los órganos sexuales femeninos y los riñones contra infecciones o debilitamientos, y fortalece la garganta de trastornos psicosomático .

Gemas del quinto rayo

Las del quinto Rayo o Marte, contribuye a generar pulsiones vitales que aumentan el vigor y aportan mayor fuerza din mica al carácter ayudan a eliminar las depresiones, acentúan el optimismo, empujan a probar fortuna, animan y hacen fácil la toma de decisiones, deshiniben la libido, intensifican la acometividad y el atrevimiento eliminando los rasgos de timidez, amplifican el sentido de la lucha por la conservación y permiten una mejor manifestación del impulso vocacional. En lo social atraen a personas vitales, activas, enérgicas, trabajadoras y bulliciosas con quienes permite una buena relación. En lo físico eliminan los dolores de cabeza de origen psicosomático, aumentan la producción de glóbulos rojos en la sangre, ayudan a combatir los estados anímicos y mejoran las funciones musculares.

Gemas del sexto rayo

Las del sexto Rayo o Júpiter, son un espejeo de lo celeste que por simpatía, mejoran las facultades creadoras y abstractas, amplifican la conciencia moral y el sentido de la justicia, inducen al sano juicio, remodelan el carácter aportando templanza y benevolencia, hacen más jovial y condescendiente, facilitan el desarrollo y la expansión personal, ayuda a vencer las oposiciones y las controversias. En lo social, aportan algún logro, otorgan privilegios, acrecientan los beneficios, proporcionan satisfacciones , facilitan los largos viajes y el trato con extranjeros, favorecen las relaciones con el mundo judicial. En lo físico fortalecen las funciones hepáticas y protegen el hígado de infecciones o de crecimientos irregulares.

Gemas del séptimo rayo

Y por último las del séptimo Rayo o Saturno, intensifica las facultades creativas concretas, acrecientan el sentido practico, incrementan el realismo conservador, favorecen los trabajos de erudición y el conocimiento, facilitan la Estabilidad material, refuerzan el instinto de seguridad, acentúan la aceptación de responsabilidad personal y la constancia, incrementan la firmeza de carácter, ayudan a desarrollar la paciencia y la perseverancia. En lo social facilitan el trato con las personas mayores o de rango inmediato superior como el padre o el jefe . Ayudan a lograr puestos de responsabilidad. En lo físico fortalecen el sistema óseo atenuando los crecimientos desordenados que provocan artrosis, protegen de las enfermedades del bazo y de los enfriamientos.

lun14dic

Aplicación de las correspondencias en gemoastrología

Escrito en Amuletos, gemología

Aplicando las tablas de correspondencias podemos decir que las gemas de colores AMARILLENTOS o DORADOS, o con componentes de ORO, MAGNESIO, AZUFRE, o CIRCONIO, son de naturaleza del primer Rayo o Sol, como: el TOPACIO, CITRINO, ZAFIRO, ÁMBAR, PIRITA etc.

Las BLANCAS, ANACARADAS o PLATEADAS, o con integrantes de PLATA, CALCIO, BISMUTO o POTASIO, serán de naturaleza del segundo Rayo o Luna. como: el CUARZO BLANCO, ADULARÍA, CORAL BLANCO, PERLAS etc.

Las ANARANJADAS, MULTICOLORES, o de tonalidades GRISES CLAROS o con combinaciones de FOSFORO, FLÚOR, ARSÉNICO o MANGANESO, serán de naturaleza del tercer Rayo o Mercurio, como: las ÁGATAS, CORNALINA, OJO DE GATO, OJO DE BUEY, etc.

Las VERDES, ROSAS, tonos PASTELES o con elementos como el COBRE, NÍQUEL, ANTIMONIO, BERILO o SILICIO, tendrán una naturaleza del cuarto Rayo o Venus, como: la ESMERALDA, OLIVINO, AMAZONITA, CRISOPRASA, etc.

Las ROJAS, GRANATES o con integrantes de HIERRO, COBALTO, HIDROGENO o TITANIO, serán de naturaleza del quinto Rayo o Marte, como: el RUBÍ, GRANATE, ESPINELA, HEMATITES, etc.

Las TRASPARENTES, INCOLORAS, AZULES o con mezclas de OXIGENO, NITRÓGENO, ESTAÑO o CROMO, serán de naturaleza del sexto Rayo o Júpiter, como: la LAZULITA, SODALITA, LAPISLÁZULI, CRISTAL DE ROCA, etc.

Y por último, las de colores OSCUROS, PLOMIZOS, NEGRAS o con componentes de CARBONO, BORO o PLOMO, serán de naturaleza del séptimo Rayo o de Saturno, como: el ÓNIX NEGRO, AZABACHE, OBSIDIANA, CORAL NEGRO, etc.

Es fácil advertir que muchas gemas tendrán una analogía doble o múltiple, tal como ocurre con la analogía de las estrellas.

dom06dic

Las gemas y los siete rayos

Escrito en astrologia, astronomia, gemología

Los siete rayos son una forma de definir los matices en que se manifiestan las energías radiantes procedentes del cosmos que utilizan como vía o transporte, los rayos de luz. Quizás halla que esperar algún tiempo para que desde el otro lado de la cultura se encuentre una respuesta física a este fenómeno que usa como vehículo los rayos de la luz que emiten los cuerpos celestes. Pero aunque sea de manera abstracta trataré de dar una mínima explicación del fenómeno de los siete rayos.

El planeta Tierra debe considerarse como un ser vivo muy especial. La capa o el manto externo de este SER posee una substancia, conocida como materia orgánica ( de la cual formamos parte) que es capaz de retener los rayos cósmicos durante un tiempo. La materia orgánica tiende a retener esta energía celeste, mientras que la energía atrapada trata de liberarse y regresar a su estado celeste. A causa de esta pugna constante, se produce lo que conocemos como evolución de la materia; de minerales a vegetales, de plantas a animales y en la cúspide indiscutible de los seres orgánicos, el ser humano.

El ser humano es el resultado actual y temporal de esa gran guerra amorosa denominada vida. No somos solo materia e inteligencia, también somos energía interconectada, un canal de resonancia entre el resto de la tierra y el Cosmos. Esas resonancias o energía personal se cristaliza creando un cuerpo con formas geométricas precisas, invisibles al ojo humano, sin embargo como al átomo es posible imaginar su forma.

Desde el punto de vista astrológico, tenemos un cuerpo de reverberaciones sincronizado con cada uno de la totalidad de los cuerpos celestes. Si nos acercamos a las descripciones de Castaneda, somos huevos luminosos, como se describía en el capitulo de la hipótesis astrológica.

La energía radiante que alcanza a nuestro sistema solar, toma los distintos rasgos de la materia ahí circulante. La energía radiante que llega a nuestro planeta lo hace en forma múltiple y con caracteres definidos. La mayor parte de esa energía la recibimos del Sol, que es una parte radiante del Cosmos que emite energía.

La energía solar se percibe en todas las modalidades de la vida vegetal y animal. La Luna provoca un matiz de energía que también se percibe entre las plantas y los animales. Los planetas también reverberan luz y matizan la energía radiante e igualmente se perciben en los seres vivos, sobre todo en el más sensible de todos, el más erecto, el ser humano, que tiene forma de antena y es el más apto para captar todas las resonancias del cielo.

El espíritu es análogo a la “energía radiante ” que viene del Cosmos sin cesar. La astrología es una manera de captar esas resonancias celestes, es la activación de un tipo de energía. El ser humano puede ser transporte temporal de un exceso de energía, esa experiencia nos permite identificarnos con esa “energía radiante” .Se puede meditar sobre esa fuente inagotable de energía y denominarla con diferentes nombres.

dom06dic

Estrellas y gemas

Escrito en Amuletos, astrologia, gemología

Desde la tradición castellana, a través de los lapidarios de Alfonso X y los escritos de autores como Gaspar de Morales y otros autores tradicionales se asocia o se relaciona a las gemas con los cuerpos celestes, los planetas y las estrellas, por ello resultaba imprescindible conocer las posiciones y los significados de cada una de las estrellas para proceder en las aplicaciones de gemas y minerales.

Los astrólogos de la antigüedad utilizaban las gemas y los minerales para hacer sensibles a las estrellas, para activarlas, para “bajar” su virtud celeste a la tierra, consideraban a las estrellas fijas como puntos de referencia o lugares del cielo a los que estaban conectadas las gemas que usaban como astrólogos. Para ellos, las gemas eran análogas a las estrellas, al sintonizar con la estrellas cumplen la función de activar o ampliar las influencias emitidas por estos lejanos astros. Para los antiguos, las gemas eran como antenas capaces de captar las vibraciones celestes de ciertas estrellas, por ello operaban en conjunto con gemas y estrellas.

Visto desde un punto de vista moderno, no deja de ser sorprendente, pues las características esenciales de las estrellas es la emisión de radiaciones en forma de luz, desde un lugar preciso del cielo, punto este que se puede reflejar en un tema natal. Mientras que la particularidad de las gemas es su capacidad de retener y reflejar de manera multiplicada la luz que recibe.

En las antiguas culturas naturalistas, se comparaba el brillo refulgente de las gemas, con el brillo luminoso de las estrellas; para ellos las gemas estaban sometidas a una relación directa y particular con los astros, gemas y astros tienen una relación analógica que los hace inseparables.

Esta relación de las gemas con las estrellas se repite en las culturas mas avanzadas, pero es en la tradición castellana, de origen oriental, de donde se extrae la clave de la influencia y el correcto uso astrológico de las gemas. Siguiendo el postulado tradicional de “lo que está arriba como lo que está abajo”: arriba en el cielo resplandecen la estrellas y abajo en la tierra lucen las gemas. Esta simple ley otorga la llave del poder maravilloso y oculto de las gemas.

Las estrellas son fuentes de energía en forma de ondas y de luz, aunque son fuentes muy lejanas, suelen ser enormes masas que emiten constantemente vibraciones en forma de luz de una determinada longitud de onda. Por otro lado, las gemas son receptáculos de luz, vasos herméticos que absorben, multiplican y reflejan la luz, también en una determinada longitud de onda.

Según la tradición, gemas y estrellas se emparejan, sintonizan, están en contacto directo, como un aparto de radio está en contacto con al emisora con la que sintoniza, formando una unidad indisoluble. Este es el secreto de las propiedades maravillosas de las gemas. Cada gema tiene su estrella gemela, de su mismo color, de idéntica vibración.

El mejor exponente escrito de esta afirmación aparece en el manuscrito escurialense titulado el “Lapidario de Alfonso X el Sabio“, al que se considera uno de los primeros manuscritos de naturaleza científica y representa un puente que une dos culturas. Este texto no se puede comprender prescindiendo del componente astrológico.